RSS

SÁBADO: CINE CLÁSICO

23 Jul

REBECA

                Max de Winter, un aristócrata inglés está en Montecarlo pasando unos días de vacaciones. Es viudo y en el hotel conoce a una joven humilde que trabaja como dama de compañía de una rica americana. Fuera de todo pronóstico ambos se enamoran. Después de casarse marchan a vivir a Manderley la casa familiar de la familia de Winter. La joven esposa tendrá que enfrentarse al persistente recuerdo de la antigua señora de la casa, Rebeca, que está continuamente presente en el ama de llaves y de forma tortuosa en su propio marido.

                Este es el argumento de esta película norteamericana, en blanco y negro, del año 1940 dirigida por el gran cineasta Alfred Hitchcock. Fue la primera película en los Estados Unidos del director británico después de ser contratado por el famoso productor David O. Selznick. Adaptación de la novela Rebecca de la escritora inglesa Daphne du Maurier. Protagonizada por Laurence Olivier y Joan Fontaine, aunque la actriz Judith Anderson, consigue un gran protagonismo con su personaje del ama de llaves enamorada de su antigua señora. Ganó dos Oscar de once nominaciones, a la mejor película y a la mejor fotografía.

                “Anoche soñé que volvía a Manderley” así empiezan tanto la película de Rebecca como el libro en que está basada. Ya solo con estas palabras capta el interés tanto del lector  como del espectador y te arrastra hacia una historia de amor, obsesión, pasión, celos, muerte y manipulación. La historia está narrada por la joven protagonista, de quién curiosamente desconoceremos su nombre. De esta manera el nombre de la anterior Sra. de Winter se adueña del protagonismo de la trama.

                Hitchcock logró crear una atmósfera de tensión con imágenes turbadoras para hacer sentir al espectador la presencia inexistente de Rebeca. Laurence Olivier quería que su compañera de reparto fuera su pareja, la gran actriz Vivian Leigh, pero como no pudo ser se dedicó a tratar muy mal a Joan Fontaine, casi una debutante. Alfred Hitchcok utilizó esto en su beneficio e hizo creer a la joven actriz que todos la odiaban para, así conseguir que en la pantalla se reflejara su estado de inseguridad y vulnerabilidad.

                La novela es una de las más importantes de su época y marcó el inicio de una nueva manera de hacer literatura. Su utilización del lenguaje, el retrato intimista, la trama psicológica se unen a la acción, la intriga y al misterio. Daphne du Maurier fue acusada de plagiar Jane Eyre de Charlotte Brontë,  acusación que fue desestimada porque ambos argumentos no tienen similitud alguna.

                Fue tal  la huella que dejó la película que se bautizó a una chaqueta con su nombre. Se debe a que la joven esposa de Winter lleva en casi toda la película ese tipo de  chaqueta, que con anterioridad era definida como cárdigan. En psicología se bautizó con el Síndrome de Rebeca a los celos patológicos que puede sentir una persona por la ex o el ex de su actual pareja.

                Orson Wells realizó su propia adaptación radiofónica.

                Yo tengo el libro y lo he leido varias veces. Para mí, Rebeca, es uno de los libros más románticos y emocionantes que he leído. Os animo a ver la película y a leer el libro. En internet se puede descargar gratis.

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 23, 2011 en CINE CLÁSICO

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: