RSS

DOMINGO: RELATOS, CUENTOS Y POESÍA

21 Ago

COSECHA PROPIA

HOY UN MICRORELATO Y UN CUENTO

EL VISITANTE

En mi casa tengo una terraza. El otro día la barrí y fregué.  Al día siguiente vi que estaba salpicada de tierra, pues tengo un tiesto que se murió la planta y aún no he comprado ninguna para plantar. Parecía que algo la había pisado, el suelo estaba lleno de tierra.

Hoy al salir he visto que había una miga de pan en ella. Me ha extrañado y se lo he dicho a mi hija. Me ha contestado que hace unos días vio un pajarito. Así que lleva lo que encuentra y lo deja como si fuera la cocina de su casa.

Al volver a casa de comprar he visto que la miga de  pan no estaba. Le he puesto varias migas a ver si mañana se las come. Tengo ganas de verlo. El otro día lo vi comer el pan que le había puesto. Han pasado varios días y no ha vuelto por aquí. A lo mejor le ha pasado algo. Con el me sentía contenta, aunque a veces me enfadaba porque me tiraba tierra por la terraza recién fregada, ahora le encuentro a faltar.

Rosa Puig

VERÓNICA

Había una vez una niña que tenía 6 años y que se llamaba Verónica. Era muy cariñosa, además de espabilada y lista.

Un día su abuelita se la llevó al bosque que tenían cerca de su casa. La pequeña cogía piñones mientras su abuelita cogía madroños. De ellos hacía mermelada que a todos les gustaba.

Estando jugueteando se le acercó un conejito. Ella de momento se asustó. La abuelita le dijo que no tuviera miedo. No te hará nada. Es manso.

El conejito era de color marrón y parecía que quería que lo siguieran. Quiere algo. Lo seguiremos un ratito haber que pasa. Así fue. Al cabo de un rato el conejito se paró detrás de un matorral. Vieron que había otro conejito, era blanco. La abuelita lo cogió y vio que tenía en la patita un pincho clavado. Le salía un poco de sangre.

Verónica cogió al pequeño animalito y le dijo a su abuela que mientras lo sujetaba le sacara el pincho. La abuela así lo hizo. Después dejó al conejito en el suelo y se fue al lado de su hermanito. Estuvieron un ratito jugando y los animalitos se fueron a explicarle a su mamá coneja lo que les había ocurrido.

Verónica y su abuelita regresaron también a casa. La niña les explicó a sus padres la aventura con los conejitos. Estaba muy contenta. Por la tarde la abuelita preparó la mermelada, que tanto le gustaba a su querida nieta.

Rosa Puig

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 21, 2011 en COSECHA PROPIA

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: