RSS

FIN DE SEMANA

15 Jul

HOY COMENTAMOS EL CINE DE ESTRENO. AL NO PODER HACER EL POST EL VIERNES, EN LUGAR DE SALTARMELO, HE PENSADO QUE ERA MEJOR PUBLICARLO HOY. NO PODÍA DEJAR DE PASAR DOS PELÍCULAS, MUY DIFERENTES EN SU CONTENIDO, PERO MUY ACORDES PARA EL MOMENTO QUE ESTAMOS VIVIENDO: LA PELÍCULA ARGENTINA “ELEFANTE BLANCO” Y LA NUEVA PELÍCULA DE SACHA BARON COHEN, “EL DICTADOR”, QUE TE HACE REÍR Y AL MISMO TIEMPO ESCUECE.

ELEFANTE BLANCO

Gerónimo (Jérémie Renier) es un hombre de 45 años devastado por un suceso trágico. Su amigo Julián (Ricardo Darín) intenta sacarlo a flote animándolo a participar en el proyecto de un poblado marginal de los alrededores de Buenos Aires. Los dos son sacerdotes católicos que decidieron dedicar su vida a los más pobres: Gerónimo en el Tercer Mundo y Julián en Argentina. Mientras trabajan en Villa Virgen, Gerónimo empieza a cuestionarse si la Iglesia es la institución adecuada para proteger a los más débiles. Julián, por su parte, decide que el mejor camino para cambiar las condiciones de vida de los necesitados es la política. El contrapunto lo representa Luciana (Gusmán), una abogada atea, que tiene una perspectiva distinta sobre las reformas sociales.

La película toma su nombre del edificio a medio construir, símbolo viviente de las idas y vueltas de la historia argentina, proyectado en 1937 por el diputado socialista Alfredo Palacios, ideado para ser el hospital más grande de América latina. La obra -ubicada en el límite de Ciudad Oculta- nunca llegó a terminarse y actualmente persiste como un esqueleto emblemático de un oscilante compromiso de los distintos gobiernos hacia los más desposeídos. En esa locación, adaptada por la producción, transcurren partes fundamentales de la película.

El guion aborda la compleja realidad de las villas desde la mirada de quienes se integran a esa realidad para mejorarla, como el caso de los llamados “curas villeros” que trabajan para ayudar a sus habitantes al margen de la política. Hay referencias al padre Mugica y su labor. Película que conmociona la conciencia del espectador, de gran calidad artística nos muestra de la forma más cruda y salvaje una realidad social oculta a nuestros ojos, con gran fuerza visual, una magnífica banda sonora y colosales interpretaciones.

Después de meses esperando su estreno, mi amiga Antonia y yo vamos a verla el jueves.

EL DICTADOR

El General Almirante Haffaz Aladeen (Sacha Baron Cohen) es un dictador capaz de arriesgar su vida para impedir que la democracia se establezca en el país al que oprime tan amorosamente y con tanto cariño. Rico en petróleo y bastante aislado, el estado norteafricano de Wadiya lleva siendo gobernado por el vehementemente anti-occidental Aladeen desde que éste tenía seis años, cuando fue nombrado Líder Supremo tras la desafortunada muerte de su padre, muerto por desgracia en un accidente de caza, alcanzado por 97 balas y una granada de mano. Desde que accedió al poder absoluto, el consejero de más confianza de Aladeen es su tío Tamir (Ben Kingsley), quien ejerce de Jefe de la Policía Secreta, Jefe de Seguridad y Proveedor de Mujeres. Por desgracia para Aladeen y sus consejeros, el muy vilipendiado Occidente ha comenzado a meter las narices en los asuntos de Wadiya, y las Naciones Unidas han sancionado repetidas veces al país en la última década, pero el Dictador no va a consentir que un inspector del Consejo de Seguridad entre en sus instalaciones secretas de armamento… ¿es que acaso no saben lo que quiere decir “secreto”? Pero después de que un intento de asesinarle le cueste la vida a otro de los acólitos del Líder Supremo, Tamir convence a Aladeen de que vaya a Nueva York a solucionar la cuestión de las Naciones Unidas.

Obscena, ofensiva, escatológica, vulgar, cruda y divertida, pero sobre todo una crítica feroz de las dictaduras, la democracia y el sistema político-económico de los países líderes. Lo mejor la escena de la firma de la constitución y la comparación de una dictadura con el sistema político-económico de los Estados Unidos y por alusión, al de Europa.

QUÉ ESPERAR CUANDO ESTÁS ESPERANDO

Adaptación del libro más popular sobre el embarazo. Cuatro parejas están a punto de conocer las emociones, los temores y los quebraderos de cabeza que supone el ser padres.

Comedia entretenida, muy simple e insustancial, pero para pasar el rato. Si no quieres leer el libro o no tienes tiempo, es una buena alternativa para conocerlo.

LOBOS DE ARGA

En 1910, en Arga, un pequeño pueblo gallego, una maldición cae sobre la malvada marquesa de Mariño: al cumplir los diez años, su hijo se convierte en un hombre-lobo. Cien años después, Tomás (Gorka Otxoa), un escritor fracasado que es el último descendiente varón de los Mariño, regresa al pueblo convencido de que van a nombrarlo hijo adoptivo de Arga. En realidad, los vecinos piensan sacrificarlo en una oscura ceremonia para acabar con el reinado de terror del hombre-lobo que lleva un siglo sembrando el pánico en la comarca. De no llevarse a cabo la inmolación del último de los Mariño en la fecha exacta, una segunda maldición de consecuencias más terribles, caería sobre el pueblo.

Humor absurdo y surrealista, una parodia española sobre los licántropos muy cutre que tiene su punto.

EL PACTO

Will Gerard (Nicolas Cage) es un profesor felizmente casado con Laura (January Jones). Llevan una vida tranquila, hasta una horrible noche en la que Laura es víctima de una brutal agresión sexual. Mientras Will espera nervioso en el hospital a que lo pongan al tanto del estado de Laura, un misterioso tipo llamado Simon (Guy Pearce) se dirige a él y le ofrece hacer justicia sobre la marcha y ahorrar a la pareja el suplicio de tener que pasar por un proceso judicial emocionalmente doloroso. Al verse obligado a tener que tomar una decisión en el momento, en su alterado estado de ánimo, acepta la propuesta, y se ve metido en una organización justiciera clandestina, lo que lleva a consecuencias cada vez más aterradoras y peligrosas.

Un thriller que da la talla sin un brillo excesivo, con doble filo, por un lado lo atractivo de tomarse la justicia por su mano (incentivado por la injusticia del sistema judicial) y por otro los peligros de salirse de lo establecido.

LOS NOMBRES DEL AMOR

El padre de ella es argelino; la madre de él es judía. Ella es un espíritu libre, él tiene una mente cuadriculada. Ella es provocativa y desvergonzada, él es discreto y, desde hace años, vive abrumado por un gran sentimiento de culpa. Ella es promiscua, él es hombre de una sola mujer. Baya Benmahmoud y Arthur Martin son dos personas antagónicas, pero cuando Cupido entra en juego, la lógica salta por los aires.

Película romántica made in France, políticamente incorrecta, refrescante e ingeniosa, con leve crítica a la sociedad francesa.

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 15, 2012 en CINE DE ESTRENO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: