RSS

SALUD Y BIENESTAR

18 Sep

LACTANCIA MATERNA SÍ, PERO SIN RENUNCIAR A TI MISMA

Lactancia materna

Los beneficios de dar el pecho son múltiples. No sólo es un alimento, también previene al niño de enfermedades, refuerza su sistema inmunológico, a mayor duración de la lactancia, menor incidencia de enfermedades. y supone muchas ventajas a nivel nutricional. No hay que calentarlo, ni prepararlo. Nunca se acaba. Es gratis. Además, fomenta el vínculo de la madre con el bebé y dota a éste de mayor seguridad y confianza, debido a la oxitocina es una hormona y neurotransmisor que nos empuja a cuidar, empatizar y amar.

Hace unos días me comentaron el caso de una joven madre con su primer hijo. Todos sabemos lo importante que es la lactancia materna en los primeros meses de vida. Actualmente la mayoría de pediatras y comadronas aconseja una lactancia llamada “a demanda”. Eso quiere decir que cada vez que el niño llore o esté inquieto se le ha de dar de mamar, de día y de noche. Puede ser cada dos horas, cada hora o incluso cada media hora. Me cuentan que esta joven madre fue instruida desde casi el principio del embarazo, de la importancia de dar de mamar, casi de forma obsesiva. La mujer que me lo comenta es la suegra de la joven y piensa que hubiera sido un trauma para su nuera si hubiera habido algún problema que evitara el amamantamiento. La comadrona le dijo a la joven madre que a partir de tener a su bebé debía dedicarle las 24 horas del día, estar pendiente continuamente de él y tenerlo todo el tiempo que fuera necesario cogido al pecho. Esta joven madre lleva un mes sin dormir ni descansar, por seguir estas indicaciones. El bebé mama continuamente, poca cantidad de leche y tiene hambre continuamente. Es cierto que el bebé necesita el cuidado de sus padres, sobre todo el de la madre, pero me parece sumamente machista que la madre tenga que renunciar a ella misma y estar pendiente totalmente de su hijo. ¿Por ser madre una mujer ha de renunciar a cuidarse ella? ¿Ha de renunciar a dormir o descansar un rato? ¿Por ser madre, una mujer ha de anularse como persona? Una madre sigue siendo una mujer y una persona.

Se habla del vínculo estrecho que se forma entre la madre y el hijo con la leche a demanda. ¿No será más traumático para el bebé separarse de su madre cuando empiece a trabajar? Por mucho que se extraiga la leche materna el bebé dejará de sentir continuamente el contacto con el pecho.

Pautas en la lactancia actual frente a la experiencia de siglos.

            La lactancia materna es la forma natural y más saludable de alimentar a los bebés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y numerosas organizaciones científicas nacionales e internacionales (entre ellas la Asociación Española de Pediatría) la recomiendan y la fomentan. 

La alimentación al pecho tiene que ser a demanda, es decir, hay que ofrecer el pecho al bebé cuando éste lo pida y durante el tiempo que quiera, hasta que lo suelte espontáneamente.  De este modo se regula la producción de leche según las necesidades del niño, se asegura la ingesta de leche del inicio y del final de la toma, cuya composición es diferente, y se logra un buen vaciamiento del pecho, evitando un excesivo acúmulo de leche que puede ocasionar ingurgitación y mastitis. Muchos niños, además de alimento, buscan consuelo en el pecho de su madre. Retrasar innecesariamente el momento de la toma causa un sufrimiento evitable tanto para el bebé como para su madre.

Un niño bien alimentado puede estar perfectamente 3 horas sin comer. El niño o niña necesita también dormir y descansar. Tampoco es bueno tenerlos todo el día en brazos, porqué con el tiempo surgirán problemas en las separaciones temporales y para dormir por las noches. El niño ha de saber diferenciar entre el día y la noche, con el paso de los meses. Ni los bebés ni las mamás pueden estar 6 meses sin dormir ni descansar.

Por otro lado, durante el tiempo de lactancia, la madre puede y debe hacer una vida normal con su bebé, lo que incluye frecuentar lugares públicos: medios de transporte, piscinas, restaurantes, museos, centros comerciales, etc. La lactancia no funciona con horarios preestablecidos, por lo que es habitual que el bebé tenga necesidad de lactar en alguno de esos lugares y es responsabilidad de toda la sociedad permitir que pueda hacerlo con libertad. 

La madre puede adaptar el dar de mamar con salir fuera de casa. Muchas, muchísimas madre lo han hecho y no ha pasado nada. A muchas mujeres les incomoda mostrar el pecho en todas partes y delate de desconocidos. Se puede dar de mamar antes o después de salir o aprovechar, si los hay, las salas habilitadas para la lactancia.

           Algunas salas de lactancia comparten el mismo espacio con el cambiador de bebés o el cuarto de baño, lo que puede resultar incómodo para las madres y poco saludable para los niños. Por otro lado, muchos locales públicos no disponen de estos espacios, por lo que la madre se puede ver obligada a elegir entre el llanto de su bebé, el conflicto con los responsables del local o renunciar a la vida en público durante el período de lactancia (período que puede durar varios años). 

¿Es incómodo dar el pecho en una zona que comparte espacio con el cambiador de bebés o el cuarto de baño y no es incómodo dar el pecho en un bar, restaurante o en medio de la calle?

¿Renunciar a la vida en público durante años por dar de mamar? Unas ideas un poco limitadas y rígidas, me parece. No he conocido a ninguna “madre de clausura” por dar el pecho.

portada_time_lactancia

            Todos los niños, con independencia de su edad, tienen derecho a ser amamantados cada vez que lo precisen, y sus madres el derecho de poder hacerlo en cualquier momento y lugar. Hay que lograr un cambio de actitud en la sociedad para que todos seamos capaces de entender que amamantar forma parte de la naturaleza humana, de nuestra cultura; para que la imagen de una madre dando el pecho sea algo tan cotidiano que a nadie escandalice.

¿Dónde empieza el derecho y acaba la obligación? ¿Con independencia de su edad? ¿Tiene derecho un niño a ser amamantado con 5, 6, 8 o 9 años?

Personalmente a mí no me molesta ver a una mujer dando de mamar, pero hay otras cosas que forman parte de la naturaleza humana y no por ello debemos estar obligados a hacerlo delante de los demás.

A pesar de todo es un tema en que cada madre debería tener la libertad y el derecho a decidir, y los demás el deber de respetarlo.

Leche materna: el primer alimento del bebé

La leche producida inmediatamente después del parto por la madre es el calostro. Los primeros días de calostro son clave para el recién nacido.

Durante los primeros 6 meses de vida el bebé solamente necesita tomar leche materna. Es un alimento muy completo y contiene todos los nutrientes necesarios para que se desarrolle bien y crezca sano. Además, aporta defensas naturales que ayudan a prevenir numerosas enfermedades.

A partir de los 6 meses son necesarios otros alimentos porque la leche materna tiene poca cantidad de hierro y a esa edad los lactantes han consumido la reserva que se trajeron de la madre.

Los seres humanos somos omnívoros, es decir, que necesitamos tomar alimentos muy variados para asegurar que ingerimos todos los nutrientes necesarios (vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos…)

Cómo mínimo se aconseja dar tomar leche materna hasta los 4 meses, para evitar intolerancia.

En caso de no poder dar de mamar y tener que recurrir al biberón existen en el mercado dos tipos de preparados para lactantes: las leches de inicio (suele poner un 1 en el envase), que se utilizan desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad, y leches de continuación (leches 2), a partir de los 6 meses. Ambos tipos de preparados pueden encontrarse en forma líquida y en polvo para diluir en agua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan mantener la lactancia hasta los dos años o más, en todos los países del mundo.

Los niños que maman por encima del año siguen obteniendo una cantidad sustanciosa de calorías y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) de la leche que toman de sus madres (en ocasiones, por encima del 50% de las necesidades diarias).

Después del primer año y por lo menos hasta el segundo, es recomendable que el niño realice alguna toma, antes o después de las comidas, por la noche, etc. En esta etapa muchos niños maman como postre y cuando están enfermos, es lo único que comen.

Si el bebé pide más pecho es porque necesita comer más, la solución es ponerlo más al pecho para que aumente la producción de leche. Si en lugar de pecho se le da un biberón, esto evitará que aumente la producción de leche y empeorará las cosas. Según las últimas informaciones cuanto más tomas más producción de leche se obtendrá.

Las molestias o grietas en los pechos al dar de mamar suelen ser causa de una mala colocación del bebé al amamantarlo. Hay grupos de ayuda para las madres primerisas.

Información conseguida de:

http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna

http://www.laligadelaleche.es/lactancia_materna/

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 18, 2013 en SALUD Y BIENESTAR

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: