RSS

100 AÑOS DE LA PRIMERA GRAN GUERRA

05 Ago

CONMEMORACIÓN CENTENARIO DEL INICIO DE LA I GUERRA MUNDIAL

Y

REPORTAJE SOBRE EL CONFLICTO

Conmemoración 100 I GM

El Rey Felipe VI participó este lunes, junto con representantes de casi medio centenar de países, en los actos de conmemoración del centenario de la I Guerra Mundial. Este 4 de agosto se cumplieron 100 años del principio de la ofensiva del imperio alemán contra occidente que comenzó con la invasión de Bélgica que provocó la entrada del Reino Unido en la Gran Guerra.

La jornada comenzó en la abadía de San Lorenzo, un edificio del siglo XI en el que los reyes de los belgas, Felipe y Matilde, recibieron uno a uno a todos los invitados, entre ellos 17 jefes de Estado. Entre los invitados, además del Rey de España, también han estado el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, y su esposa Kate Middleton; el Gran Duque Enrique de Luxemburgo; el presidente de Francia, François Hollande, y el presidente de Alemania, Joachim Gauck. Han asistido además los jefes de Estado de Austria, Irlanda, Serbia, Montenegro, Rumanía, Bulgaria, Armenia o Albania, además del todavía presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, o del secretario de la Armada de Estados Unidos, John McHugh. A continuación, tuvo lugar el acto principal de conmemoración en el Memorial Interaliado de Cointe, financiado por la mayoría de los países que obtuvieron la victoria en el conflicto.

EL CONFLICTO

Fueron movilizados más de 65 millones de soldados, de los que 10 millones resultaron muertos. A este número hay que sumar 15 millones de soldados heridos con severas mutilaciones y muchos afectados de ceguera. El resultado de víctimas del conflicto se completa con más de 10 millones de civiles muertos, la mayoría a causa del hambre y de las enfermedades. El país que más soldados llevó al campo de batalla fue Rusia, con 14 millones de hombres. 800.000 soldados franceses y alemanes, sin identificar y caídos en la batalla de Verdún, descansan en el Osario de Douaumont en Lorena.

Archiduque y esposa

El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sofía junto a sus tres hijos

Nada parecía presagiar el terrible desastre que se avecinaba. El 28 de junio de 1914, el serbio nacionalista Gavrilo Princip, mata al heredero de la corona de Austria-Hungría, el archiduque Francisco Fernando y a su esposa Sofía. ¿Fue un acto de un solo hombre o había detrás del crimen una conspiración? No se sabe. Aparentemente fue una decisión propia que serviría de pretexto para iniciar por primera vez una guerra que abarcaría a 32 países. Una terrible guerra a la que llamaban “guerra de familia” ya que Eduardo VII era padre de Jorge V de Inglaterra, tío del Káiser Guilermo II y del zar Nicolás II y cuñado de Alberto I de Bélgica. Una discusión familiar de alto grado, que quizás, podría haberse arreglado de otra manera.

Cómo en el inicio de todas las guerras, los implicados creían que duraría unos meses, pero cómo la historia nos ha ilustrado, el conflicto duraría años.

Tumbas en el frente

¿Cuáles fueron los desencadenantes de la barbarie?

En primer lugar, el deseo del imperio austro-húngaro de dar una lección al nacionalismo serbio, que desde hacía tiempo buscaba la independencia. Consideraban que el asesinato de su heredero era una provocación de todo un pueblo. Así que el 28 de julio Austria declaró oficialmente la guerra a los serbobosnios bombardeando la ciudad de Belgrado, asegurándose antes el respaldo de Alemania. Tres días después, la Rusia zarista, se movilizaba para proteger a la pequeña Serbia eslavo-ortodoxa.

Kaiser Guillermo II

Guillermo II de Alemania

Alemania y Austria cometieron un tremendo error de cálculo. Este error es el segundo desencadenante del conflicto. La coalición Alemania-Austria no tuvo en cuenta el intrincado sistema de alianzas bélicas entre países, que imperaba en esos momentos. El mismo káiser estaba convencido que Francia no intervendría, al considerar a los franceses un pueblo afeminado, ignorando que el pueblo francés fue el que provocó la Gran y significativa Revolución Francesa. Una inconmensurable reacción en cadena empujó a Europa a la catástrofe, extendiendo el conflicto a las colonias en África, los desiertos de Mesopotamia y el Atlántico. En total fueron 32 países los que acabaron batallando en el primer gran conflicto del siglo XX.

trinchera

Imágen de una trinchera

La Primera Guerra Mundial ha pasado a la historia como “la contienda de las trincheras”. No había casi campos de batalla, no se invadía territorio, lo que vivieron los soldados fue un guerra de trincheras provocando el estancamiento de la lucha durante casi tres años. La tierra fue herida por grandes cicatrices hechas por surcos protegidos por alambradas de espinos, importadas de las praderas norteamericanas. Centenares de kilómetros, desde Suiza hasta el mar del Norte plagados de sangre, oscuridad, lluvia, piojos, frío, humedad, ratas, insomnio y mucho, mucho lodo. En el periódico de trinchera francés Le Bochofage (el devorador del alemanes) hablaba en marzo de 1916 de que “El infierno no son las balas… el infierno es el barro.” Durante más de dos años el conflicto no se movió, sólo cambiaban los hombres del reemplazo. La guerra estaba muy igualada entre la eficacia bélica de los alemanes y el mayor número de hombres y recursos de los aliados. Los soldados llevaban tres pares de calcetines para evitar el “pie de trinchera” el primer paso a la gangrena, debido a pasar días con los pies encharcados en agua y barro.

robert_graves

Robert Graves

Robert Graves, el poeta y novelista inglés que eligió España para vivir tras la guerra y donde acabó muriendo, describe la situación en la trinchera antes de una batalla. 2Ni siquiera la promesa de una ración extra de ron logró levantar los ánimos del batallón. Na había nadie que no estuviera de acuerdo en que aquel ataque era inútil, imbécil e irrealizable”. Graves hablaba de la batalla del Somme, el mayor desastre de la historia militar británica, que costó 20.000 vidas el 1 de julio de 1916.

Yprès

Soldados en Yprès

El estancamiento de las trincheras no impidió la irrupción de nuevas tecnologías, destinadas a matar más y mejor. Se utilizaron submarinos, carros de combate, bombardeos para dirigir la artillería, morteros y ametralladoras, causante de la masacre del Somme. Por primera vez se utilizaron las terribles armas químicas. Los primeros fueron los franceses con gas lacrimógeno, pero fueron los alemanes los que usaron el 22 de abril de 1915, en el frente de Yprès, la llamada iperita, más conocida como gas mostaza y causante de problemas respiratorios, ceguera y quemaduras en la piel. Sin máscaras antigás, los soldados empapaban un trapo de orina y respiraban a través de él. También se usaba para refrigerar los cañones, al no tener agua.

Clara_Immerwahr

Clara Immerwahr

La química Clara Immerwahr, que junto a su marido Fritz Haber, había trabajado en la investigación de diversos gases, se suicidó al ver que los resultados de años de trabajo eran utilizados en la fabricación de gases letales.

tregua-de-navidad-1914-I-guerra-mundial

Los dos bandos dejando sus diferencias a un lado, para celebrar juntos la Navidad

Tregua en las trincheras. La Nochebuena de 1914, tras cinco meses de guerra, el espíritu de fraternidad prendió en los soldados alemanes y británicos. Bajaron las armas y hubo abrazos en tierra de nadie. Al día siguiente los soldados se negaron a disparar contra sus contrincantes, provocando que fueran trasladados a otros servicios. La película francesa “Feliz Navidad”, refleja este retazo de humanidad entre tanta atrocidad.

Los soldados tenían 2 semanas de permiso al año. El resto del tiempo lo pasaban 4 días en el frente, 4 en la trinchera de reserva y 4 de descanso.

En 1915 la marina imperial alemana hundió frente a las costas de Irlanda el buque inglés “Lusitania” con 1.198 pasajeros a bordo.

soldados franceses muertos

En el frente la vida era extremadamente dura y parecía imposible que los soldados, la mayoría campesinos y obreros, pudieran soportarlo. Se produjeron algunos motines, pero el más grave y con grandes consecuencias fue la revolución bolchevique de 1917. Las tropas, sin abastecimiento y mal alimentadas, se negaron a disparar contras los manifestantes de Petrogrado, que protestaban contra la escasez de alimentos y la pobreza que la guerra estaba provocando en el país.

Ese mismo año Estados Unidos se incorporó al bando de los aliados. Después de sufrir pérdidas económicas a causa de la pérdida de navíos debido a que eran torpedeados por los submarinos alemanes. Cientos de barcos que traían suministros a Gran Bretaña, eran hundidos cada mes.

Fin de la Guerra

Después de la firma del armisticio

En 1918, cuatro años después del inicio de la contienda las posiciones alemanas en el frente occidental se vinieron abajo. ¿La causa? Una fuerte gripe, llamada gripe española, se estaba cobrando muchas bajas entre ambos bandos y entre los civiles. 20 millones de personas perecieron a causa de la virulenta epidemia. Además, la falta de alimentos y la pobreza provocadas por los años de guerra causaban que en las ciudades las multitudes se revolucionaran. Las tropas británicas consumían 264 gramos de comida al día, los civiles ni eso. El 9 de noviembre se proclamó la república alemana, media hora después de la abdicación del Káiser Guillermo II. Dos días más tarde, en un vagón del tren del mariscal Fock, retenido en el bosque de Compiègne, en la Picardía francesa, se firmaba el armisticio entre Alemania y los aliados. Por fin la guerra había terminado. Rumanía se había incorporado a la guerra un día antes.

mujeresfabrica16

En aquella época ni el fervor nacionalista ni el malestar de los obreros provocaron la guerra, pero habían sido parte de las tensiones que precedieron al conflicto. Por primera vez se puso en marcha la maquinaria propagandística para orientar a la opinión pública y animar a que se alistaran. La falta de mano de obra en las fábricas provocó que las mujeres aumentaran su presencia en factoría y talleres. En Estados Unidos trabajaron un millón de mujeres en la industria de la guerra. En Francia, en 1918, el 25% de los puestos de trabajo en la metalúrgica estaba ocupado por mujeres, realizando largas jornadas laborales y mal pagadas. Al finalizar la guerra perdieron sus puestos de trabajo y pasaron muchos años para que se les fueran reconocidos sus derechos. El único reconocimiento que se llevaron en aquel momento fue este: en la primavera de 1919, el presidente francés Poincaré condecoró a escondidas a docenas de prostitutas por haber contagiado la sífilis a batallones enteros de soldados alemanes.

Enfermeras-I Gerra Mundial

38.000 británicas fueron voluntarias como enfermeras. Entre ellas Agatha Christie. En aquella época, las mujeres también ejercieron como espías.

En todas las guerras e invasiones, han existido las agresiones sexuales y en esta empezó a utilizarse como arma de guerra. Fueron violadas niñas, mujeres y ancianas.

Las madres británicas regalaban biblias a sus hijos para que las llevaran cerca del corazón. Sólo hay dos casos documentados en los que una biblia detuvo la bala mortífera.

Harold Gillies

Harold Gillies

El médico británico Harold Gillies, impactado por las horribles secuelas físicas del campo de batalla, puso en marcha la primera unidad de cirugía plástica en Sidcup, al este de Londres.

Todavía hoy en día se destruyen cada año en Bélgica, 1.500 proyectiles pertenecientes a campos minados.

Caballos-las otras víctimas

Caballos muertos al lado del camino

Las otras víctimas fueron los ocho millones de caballos y las 7.000 mulas que murieron en los campos de batalla. Esta parte de la historia ha quedado magistralmente reflejada en la película War Horse, de Steven Spielberg.

Verdún

Instantánea de la batalla de Verdún

La información dio un salto decisivo. El ciudadano estaba informado de lo que ocurría en el campo de batalla y en las trincheras, gracias a las agencias de noticias, a la fotografía y al teletipo. Entre 4 y 5 millones de cartas se cruzaron cada día durante la guerra entre los soldados y sus familias, después de haber pasado por la censura. 500.000 palomas mensajeras cruzaron los cielos de Europa y tenemos a un héroe con plumas llamado Cher Ami, que herida de bala, llevó un comunicado a una unidad americana en apuros.

Montse M.

Fuente: el Periódico de Catalunya- La tempestad de acero. Artículo escrito por Olga Merino.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 5, 2014 en ESPECIALES, NOTICIAS

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: