RSS

PROTAGONISTAS DE LOS TRISOME GAMES 2016

02 Sep

CAMPEONAS DE VIDA

Los Trisome Games son una competición deportiva que enfrenta a atletas con Síndrome de Down creada por Marco Borzacchini, el presidente de la Federación Italiana de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual (FISDIR). Se le conoce también como las Olimpiadas para personas con Síndrome de Down. La primera edición de los juegos se celebró del 15 al 22 de julio 2016 en Florencia. Allí compitieron mil atletas de 36 nacionalidades diferentes. Las disciplinas en las que se pudo competir fueron atletismo, natación, natación sincronizada, gimnasia rítmica, gimnasia artística, judo, tenis de mesa, tenis y fútbol sala. Apenas el mundo informativo se ha hecho eco de este evento y del gran trabajo que los deportistas participantes han de realizar. Aquí os voy a habar de dos protagonistas excepcionales.

SARA

vex055de001

Sara Marín no ha ocupado las portadas de periódicos ni ha aparecido en televisión, pero es una campeona a la altura de los mejores deportistas de nuestro país. La deportista, del Club Deportivo Algar de Elche, ha conseguido 5 medallas de oro en la primera edición de los Juegos Olímpicos para personas con síndrome de Down, los ‘Trisome Games’ celebrados en Florencia.

Sara ha hecho historia al conseguir la mejor puntuación en los cuatro aparatos en los que compitió: pelota, aro, cintas y mazas, además la mejor intervención en la final. “Había soñado tanto en conseguirlas que ahora no termino de creerme que sean mías”, declara la joven.

SaraMarin_1

https://www.youtube.com/watch?v=G_gSFtYVI6k

La deportista habla de sus sensaciones tras ganar los títulos “Soy muy feliz, porque he cumplido un sueño. Estar ahí, en lo más alto del podio y, escuchar el himno español resultó muy emocionante”

La gimnasta practica deporte desde los tres años y ahora con 20 ha alcanzado su mayor logro internacional. En su corta carrera deportiva acumula nueve campeonatos individuales de España y siete colectivos. Pero esta vez confiesa que “alguna lagrimita se me escapó. Era tan feliz, en ese momento, que las emociones se amontonaron. Además, mi madre estaba en la grada”.

Titi Alberola y Lidia Marín, sus entrenadoras, afirman que detrás de las medallas hay mucho trabajo: “Son muchos años de esfuerzo y, en los últimos tiempos, con el fin de dar un salto de calidad, hemos hecho tres horas diarias, de lunes a viernes”.

Entre las felicitaciones que ha recibido, Sara destaca la de Almudena Cid. La exgimnasta de rítmica, que disputó cuatro finales olímpicas, escribió en su cuenta de Twitter: “Sara Marín arrasa con 5 oros en la I Olimpiada para Personas con Síndrome de Down. Enhorabuena!”

Con sólo 20 años, la joven deportista decidió afrontar su primera participación internacional en un deporte en el que no existe ninguna competición federada a nivel europeo o mundial para personas con discapacidad. Ahora, lucharán para que la gimnasia rítmica sea reconocida como deporte paralímpico.

Para que Sara pudiera participar en esta competición, su familia ha tenido que conseguir 3.500 euros de varias firmas que les han apoyado para poder costear los gastos del viaje. “Los gastos era muy altos y hemos tenido la colaboración de mucha gente que ha querido que Sara cumpla un sueño. Muchas gracias a todos por su colaboración”, agradece su madre.

Hay que señalar que las redes sociales se han hecho eco de la poca difusión que este triunfo ha tenido en los medios principales de comunicación, ya que las principales cadenas de televisión y los periódicos de mayor tirada, han omitido vergonzosamente en su información deportiva este triunfo.

BIBI

dep_bibisssss_33576836

Con 11 años la mexicana María Barbara Wetzel Aguilar ha vuelto a sorprender consiguiendo tres oros y una plata (salto, viga,  piso y barras, respectivamente) en ‘Trisome Games’ de Florencia, Italia.

Cuando Bárbara Bibi Wetzel nació, en diciembre de 2003, los doctores le dijeron a su madre Mónica Aguilar que su hija padecía de hipotonía, un trastorno que debilita el tono muscular. Le explicaron que era un padecimiento común en los niños con síndrome de Down como Bibi y le recomendaron llevarla a terapia física para ayudarle a desarrollar sus músculos y motricidad. “El problema es que una vez que comenzó a caminar, la terapia terminó”, comenta Mónica Aguilar. Le dijeron que lo demás, correr, saltar, o hacer otras cosas, lo aprendería con el tiempo, pero ella no quiso dejarlo a la suerte. Entonces decidió inscribir a su hija a clases de gimnasia y ballet desde los tres años de edad. “No duró mucho en el ballet porque cuando estaba en la barra lo único que quería era dar vueltas sobre ella”, comenta. “Los maestros me dijeron que esa era señal de que prefería la gimnasia. Desde entonces, puedo contar con las manos los días que no ha querido ir a clase”. Aún así no ha sido un camino de rosas. Hasta lo más básico le cuesta mucho trabajo y esfuerzo. Le tomó año y medio pararse de manos ella porque le daba mucho miedo a rasparse las rodillas contra la pared o a golpearse si perdía el equilibrio. Pero buscamos alternativas, colocamos una colchoneta en la pared, le ayudaron a intentar las cosas una y otra vez hasta que se cansa, y así es como ella ha logrado grandes avances.

Bibi, residente de Coatzacoalcos (Veracruz), comenzó a participar en competencias regionales desde los cinco años. “Competía con niñas regulares y le iba bien, pero cuando perdía se enojaba, siempre quería ganar”, dice su madre. “Por eso, los entrenadores la mantenían en un mismo nivel para que siempre ganara y no afectará su autoestima. Les dije que no lo hicieran porque no quería que se estancara. Como todos, ella aprende por imitación, quería que aprendiera de las niñas más avanzadas”.

N-D12-EU110716-1_Drupal Main Image.var_1468211700

https://www.youtube.com/watch?v=UD9EVBG_VP4

A los nueve años, en 2013, ganó una medalla de oro por su rutina de piso en el torneo nacional Copa Allianz-Gilling en Cancún. Ahí, Aguilar se dio cuenta que algo había cambiado en su hija. “Cuando participaba en las competencias a los 6 o 7 años, siempre cerraba los ojos, porque tenía un pánico escénico tremendo, pero a los nueve años se transformó completamente, demostraba mucha confianza. Fue cuando supe que estaba lista para un torneo internacional”.

Durante un año, Bibi se preparó para el Campeonato Mundial del Down Syndrome International Gymnastics Organization, celebrado en Italia en noviembre de 2015. Como sigue haciendo, la niña entrenó siete horas de lunes a viernes y tres horas en sábados y domingos. El resultado: tres medallas de oro y el título de campeona mundial en la categoría junior.

Fuentes: actuall.com, noticias.lainformacion.com y verne.elpais.com

Enlace

https://magazineactivo.wordpress.com/2016/03/23/quien-mueve-el-mundo-92/

Montse M.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 2, 2016 en NOTICIAS

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: