RSS

¿CONFORMIDAD O REBELDIA? Dos caras de una misma moneda. Segunda parte

29 Dic

david-neel

La experiencia de la identidad está vinculada a la conciencia que tenemos del mundo y de nosotros mismos formando parte de él, formulando esto mismo por medio del lenguaje. Nuestro discurso o narrativa de uno mismo depende de éste, dado que las palabras y conceptos que utilizamos tienen asociadas connotaciones y valoraciones sociales que serian fruto de la ideología dominante y que podría ser positivo o negativo (estos valores son los que conducen a favorecer o perjudicar identidades), dado que como plantea Mead en su teoría del Interaccionismo Simbólico, la identidad surge de las interacciones y por lo tanto, depende del contexto y la forma en la que los actores negocian el significado según los diferentes roles, es decir, que la identidad seria causa y resultado.

Esta concepción de la identidad obliga a reconocer el papel que los demás tienen en la construcción del yo y que sería múltiple, dado que cada contexto requiere de una manera de actuar y que nos es marcada por el orden social establecido. La cultura (tradiciones, normas, símbolos y valores) también inciden en la formación de la identidad a través del aprendizaje, la interiorización y transmisión de las personas que forman parte de la sociedad. En ese sentido, existe una tensión inevitable entre lo que queremos ser y lo que debemos ser. A este respecto, Mead plantea la diferencia entre el “yo” y el “me”, siendo el primero la conciencia y el segundo el fruto de la socialización y que estaría controlado por los demás (formado por la herencia social y cultural).

Teniendo en cuenta todo lo comentado, podemos entender que de la formación de nuestra identidad se derive nuestra actitud ante la vida y que implica nuestro compromiso e implicación personal a la hora de posicionarnos,  con sentimientos positivos o negativos que no tienen por qué correlacionarse. Si tenemos en cuenta la diferencia entre el “yo” y el “me” que he comentado, a nadie le resultará difícil encontrar ejemplos en los que se haya tenido que actuar “como se correspondía” y a pesar de ello los sentimientos percibidos han sido negativos.

frase-de-adam-jackson

Como hemos visto,  estamos influidos y condicionados por agentes socializadores y que serian los transmisores del conocimiento, los valores, los modelos de conducta, etcétera, es decir, estaríamos hablando de la familia, la escuela, los medios de comunicación y los grupos. Estos últimos son fundamentales en la constitución y desarrollo de las actitudes dado que para saber quiénes somos, en inevitable tener en cuenta a los “otros” y en ese sentido, los grupos de pertenencia y los grupos de referencia, serían marcos sobre los que hacer comparaciones.

Volviendo de nuevo a la teoría de la Identidad Social de Tajfel, la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los otros, estaría relacionada con la pertenencia a un grupo u otro, es decir, que se darían una serie de procesos psicosociales como la comparación (nosotros versus ellos), la categorización social (de valor instrumental e ideológico) y la identificación (tendencia a favorecer al propio grupo y a discriminar al resto).

La función de la categorización social sería la de mantener el orden social y para ello produce los estereotipos y que no dejan de ser creencias sociales sobre el grupo, que hemos creado nosotros mismos. Tenemos muchos ejemplos de categorización social: hombre vs mujer, blanco vs negro, heterosexual vs homosexual, héroe vs cobarde, etcétera.

Es evidente que de los estereotipos surgen los prejuicios y que no son otra cosa que las actitudes respecto de otras personas por su mera pertenencia a un grupo determinado. El no ser consciente de que estos estereotipos son “fabricados” y no naturales, es lo que deriva en situaciones tan habituales hoy día como la discriminación y la intolerancia.

Entonces, si la identidad es emergente, dado que surge de las interacciones y por lo tanto depende del contexto y la forma en la que los sujetos negocian su significado según los roles, ¿puede hacer algo la minoría?

que-fue-de-el-reparto-de-el-club-de-los-poetas-muertos_reference

El club de los poetas muertos

https://www.youtube.com/watch?v=Fr2pB_h-hWo

Los procesos vinculados a la conformidad (influencia de la mayoría) conducen casi automáticamente al conformismo y los medios de comunicación colaboran en su generación, difundiendo de manera masiva estereotipos supuestamente consensuados, pero hay situaciones que inducen a más conformidad que otras y sin duda, el contexto es fundamental para ello.

No existe cambio sin conflicto, y sin duda, esa es la herramienta de la que dispone la minoría. En ese sentido, la minoría tiene que innovar, tratar de convencer de su punto de vista.

Recientemente se ha estrenado la película “Hasta el último hombre”, de Mel Gibson.  En esta película, se muestra el caso real de como un soldado (Desmond Tomas Doss) fue capaz de conseguir una medalla de honor durante la Segunda Guerra Mundial, a pesar de ser considerado un objetor de conciencia. Cuando se suponía que un soldado, fuera su condición la que fuera, debía llevar un arma y por lo tanto matar al enemigo, éste no solo se alistó voluntariamente sino que se negó a llevar ningún arma y matar a otro ser humano. Esta situación dio lugar a un juicio militar y finalmente, dadas sus creencias religiosas (Adventista del séptimo día) consiguió ir a combate pero como médico y sin armas. A pesar de que no despertó demasiadas admiraciones entre sus compañeros y que lo consideraban un cobarde, consiguió defender sus ideas a través de sus actos y a pesar del coste psicosocial que todo ello le supuso (rechazo, burlas, etcétera). Fue capaz de convencer a los demás de su punto de vista.

581ce7d96ca4c-image

Desmond Tomas Doss recibiendo la Medalla al Honor en 1945

La innovación no se produce en un vacio social, se hereda de su tiempo y trata conflictos creados por la incompatibilidad de dos creencias  en un contexto cultural en el que solo puede haber una realidad, es decir, es una relación de poder y por lo tanto, las minorías activas no serian más que instrumentos de cambio que utiliza la mayoría. El movimiento sufragista seria un claro ejemplo de ello.

Se han intentado dar muchas explicaciones sobre la influencia que puede tener la minoría, aunque se han tratado de teorías que no tenían en cuenta el contexto social y por lo que dejan demasiados cabos sueltos. Lo que sí parece evidente, son las características que las minorías innovadoras presentan y las resistencias a las que les somete la mayoría en esa lucha de poder.

Sin duda, el principal mecanismo de la minoría innovadora, es la resistencia y el coste social que supone la intensificación del conflicto.

Para convencer a la mayoría, se hace necesario hacer visible el conflicto y mantenerlo latente para provocar un conflicto cognitivo entre los miembros de la mayoría. Recordar que no es lo mismo actuar sin conocer las consecuencias de dichos actos, que ser conscientes de ello y en ese sentido, sensibilizar sobre situaciones de las que no somos plenamente conscientes posibilita que nuestra actitud cambie.

Esta influencia debe ser consistente, no puede ser puntual en el tiempo ya que como hemos visto, cambiar mentalidades, no es algo tan sencillo. No hace mucho (2013), salían a la calle personas que estaban en contra de que parejas homosexuales pudieran considerarse “familia” (Colectivo Católico Manif Pour Tous) y en definitiva, poder adoptar hijos o hacer uso de las técnicas de procreación asistidas para ello. En octubre lo han vuelto a hacer y de hecho Manif Pour Tous forma parte activa de una petición que se ha lanzado en abril de este año 2016 en siete países de la UE y en la que piden que se recoja una definición del matrimonio y que han bautizado con “Mum, dad and kids” (madre, padre y niños). La definición es una definición heterosexual del matrimonio, considerándolo como la “unión estable de un hombre y una mujer” y a la familia como una unión “fundamentada en el matrimonio y/o la descendencia”. Este es un claro ejemplo de cómo a pesar de que las mentalidades han cambiado mucho respecto a los colectivos homosexuales y transexuales, todavía existe mucho camino por recorrer. Es complicado pero no imposible, dado que no es el género lo que define a los hombres o a las mujeres, sino los roles que les asignamos a cada uno de ellos. Lo que nos lleva de nuevo a la construcción social de los mismos.

A flag of the anti-gay marriage movement "La Manif Pour Tous" (Demonstration for all) is seen on the foreground while people demonstrate during a mass protest on May 26, 2013, in Paris against a gay marriage law. France on May 18 became the 14th country to legalise same-sex marriage after President Francois Hollande signed the measure into law following months of bitter debate and demonstrations. PLacard at centre reads "Same-sex marriage, no". AFP PHOTO THOMAS SAMSON

¿Qué ha sido de la Libertad, Igualdad y Fraternidad francesas?

Otra característica de la minoría innovadora es que debe mostrarse autónoma y generar confianza, es decir, dejar claro que no responde a intereses externos al movimiento social que se está generando, ya que por otro lado, buscaría defecciones en la mayoría y por lo tanto, crear un “efecto de bola de nieve” por el que finalmente conseguir el apoyo necesario para el cambio.

Como hemos visto, al tratarse de una  lucha de poder, lo lógico es que se produzca una resistencia al cambio y en ese sentido, las formas de resistencia serian la denegación y/o censura y la psicologización. En el primer caso, involuntariamente se ayuda a que la minoría tenga más influencia, dado que negar la validez de las reclamaciones o prohibir y censurar otras posturas, no deja de transmitir una sensación de abuso de poder, acallando a las voces discordantes. La psicologización, sin embargo, responde a una resistencia más efectiva y que supone desacreditar a la minoría, es decir, a la fuente y no al mensaje. Para ello se la descalifica con el uso de estereotipos y conforme a que su actitud es egoísta y partidista. Pensar un poco en todo el contexto político que hemos vivido este año, o en la situación que os he planteado antes sobre las diferentes percepciones de lo que supone una “familia”. ¿Os atrevéis a encontrar otros ejemplos de psicologización?

En estos momentos, somos testigos de cómo la sociedad mundial parece estar “rebelándose” antes situaciones que aunque hasta el momento eran el “pan nuestro de cada día”, ahora se hacen del todo insostenibles. Se cuestiona el orden social dominante en todas sus dimensiones lo que sin duda, parece que nos está llevando hacia un cambio de paradigma.

3613a64feb6f37770fa1ad7be93dab99

Cabria preguntarse: ¿formamos parte de la mayoría o de la minoría? ¿somos conformistas o rebeldes?, lo que está claro, es que no sólo formamos parte del  problema sino también de la solución y en ese sentido, tenemos un papel más importante del que nos imaginamos a la hora de configurar la realidad en la que vivimos.

El condicionamiento ideológico como hemos visto, es fundamental, ya que el comportamiento de la mayoría es contextual, forma parte de un proceso de conflicto intergrupal que expresa una concepción colectiva de lo que es correcto en cada momento. Un excelente ejemplo para visualizar de una manera más clara la contextualización planteada, vuelve a ser la mujer. Ahora nos mostramos horrorizados ante el maltrato de género que se muestra en los medios de comunicación, pero ¿era legitimo pegar a “tu” mujer en una época regida por el modelo patriarcal?

Ante el conflicto, la tensión política se manifiesta.  La ideología dominante en su objetivo de mantenerse en el poder, oculta el enfrentamiento ideológico con sus oponentes y que representarían el cambio, ocultando el contexto de la conducta y por lo tanto, deslegitimando su acción.

Como ha planteado Stephen Reicher (1998), las consecuencias de descontextualizar los conflictos, suponen no interpretar el comportamiento en base al entorno en el que se producen y por lo tanto, estos se generalizan, caracterizando a los actos de rebeldía o insumisión como irracionales y proyectando sobre ellos la responsabilidad del conflicto, por ser problemáticos y generar tensiones. Pensar por un momento en los disturbios de Ferguson iniciados tras el asesinato de Michael Brown y como se interpretaron estos hechos inicialmente. Recordando la psicologización que hemos comentado y sin tener en cuenta la cultura de las armas en Estados Unidos, interpretar estos hechos como revueltas para saquear tiendas, supone deslegitimar a quienes quisieron hacer visible un todavía no extinto, problema racial.

1526562_442530315846873_91665688_n

En el plano político, esto supone la denegación de la culpabilidad de las injusticias sociales y los agentes externos (policía, ejercito, etcétera), negando la voz de la minoría y legitimando la represión.

“Reduciendo la explicación del conflicto a la patología inherente de sólo una de las partes implicadas, no solo se elimina todo el significado de la acción de la masa, sino que también se elimina toda la responsabilidad del orden social y justifica el incremento de la represión como la única forma de tratar a las masas” (Stephen Reicher, 1998).

LOLI J.

BIBLIOGRAFIA

Mead, G. H. La Génesis del self y el control social (artículo de Mead, en REIS, nº 55, 1991) http://dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=758619&orden=81076

Newcomb, T. M. (1958).El desarrollo de las actitudes en función del grupo de referencia: el estudio de Bermington. En J. R. Torregrosa y E. Crespo (Comp.). (1984), Estudios básicos de psicología social (p. 299-313). Barcelona: Hora.

Newcomb, T. M. (1969). Manual de Psicología Social. Buenos Aires: Eudeba.

Reicher, S. (1987/1990). Conducta de masa como acción social. En J. C. Turner (Ed.), Redescubrir el grupo social. Madrid: Morata.

Reicher, S. (1996). ‘The Battle of Westminster’: developing the social identity model of crowd behaviour in order to explain the initiation and development of collective conflict. European Journal of Social Psychology (pp. 115-134).

Stott, C., y Reicher, S. (1998). Crowd action as intergroup process: introducing the police perspective. European Journal of Social Psychology (pp. 509-529).

Tajfel, H. (1984). Grupos humanos y categorías sociales. Barcelona: Herder, 1981

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 29, 2016 en PSICOLOGÍA Y COMPORTAMIENTO HUMANO

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: