RSS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

08 Mar

LA LUCHA DE LA MUJER POR EL DERECHO AL VOTO

El movimiento sufragista

El movimiento internacional por la reivindicación del derecho al sufragio femenino fue creado por las mujeres sufragistas. Es un movimiento reformista social, económico y político que promovía la extensión del sufragio (el derecho a votar) a las mujeres, abogando inicialmente por el «sufragio igual» (abolición de la diferencia de capacidad de votación por género) en lugar del actual «sufragio universal» (abolición de la discriminación debida principalmente a la raza), en un principio considerado demasiado revolucionario.

Las sufragistas luchaban en diferentes países del mundo con un mismo objetivo. Algunas sufragistas destacadas fueron Emily Davison, Carmen Karr entre otras. En 1904 se fundó en Berlín por Carrie Chapman Catt, Millicent Fawcett y otras feministas la Alianza Internacional de Mujeres que reivindicaba el sufragio femenino. En otros países el sufragio femenino se logró desde las instituciones del estado mediante leyes que fueron impulsadas directamente por mujeres en la política como el caso de España con Clara Campoamor, Argentina con Alicia Moreau de Justo o México con Elvia Carrillo Puerto.

(Cartel de la película Sufragistas)

Los principales objetivos del movimiento feminista siguieron y siguen siendo los mismos: la incorporación de la mujer al trabajo durante la I Guerra Mundial, derecho de voto, la mejora de la educación, la capacitación profesional y la apertura de nuevos horizontes laborales, la equiparación de sexos en la familia como medio de evitar la subordinación de la mujer y la doble moral sexual. La gran novedad vino de la amplia movilización colectiva que supo dirigir el movimiento sufragista en determinados países.

El sufragio femenino es el derecho político y constitucional de la mujer a votar a los cargos públicos electos así como el derecho a ser votadas.

En 1948, las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo artículo 21 declara reconoce el sufragio femenino:

  1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.
  2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.
  3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto

La Convención sobre los derechos políticos de la mujer (Convention on the Political Rights of Women) fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la resolución 640 (VII), de 20 de diciembre de 1952 y entró en vigencia el 7 de julio de 1954, basándose en el Artículo 21 de la Declaración de Derechos Humanos, y explicitando el derecho de las mujeres al voto y su acceso a cargos públicos. En su Artículo I, la convención dispone:

Las mujeres tendrán derecho a votar en todas las elecciones en igualdad de condiciones con los hombres, sin discriminación alguna.

Emily Wilding Davison

El 4 de junio de 1913 en Surrey se celebraba como cada año el prestigioso Derby de Epsom. Hasta allí se trasladó Emily Wilding Davison, una mujer dispuesta a hacer oír su voz y la de todas las mujeres que como ella llevaban años luchando en favor del sufragio femenino. Emily se abalanzó sobre uno de los caballos para ponerle una cinta y la atropelló causándole heridas mortales. No era la primera vez que luchaba por sus derechos de un modo poco convencional. Emily Wilding Davison fue una de las sufragistas más violentas y llegó a ser cuestionada incluso por sus propias compañeras por sus métodos agresivos. Aunque se pensó en un momento que había sido un suicidio, el billete de regreso y los planes que tenía para ir a ver a su hermana, determinaron que fue un accidente.

Emily Wilding Davison nació el 11 de octubre de 1872 en Blackheath, Londres. Hija de Charles y Margaret Davison, creció en una familia numerosa. Buena estudiante que estudió en el Kensington School y después en el Royal Holloway College, donde estudió literatura y lenguas extranjeras gracias a una beca que ganó por su buen expediente académico. Debido a la muerte de su padre tuvo que ponerse a trabajar, primero como gobernanta y posteriormente como maestra en Edgbaston y Worthing. Con gran esfuerzo pudo ahorrar suficiente dinero para ingresar en el Saint Hugh’s College de Oxford, donde estudió biología, química, lengua y literatura. A pesar de que las mujeres por aquel entonces no podían obtener una titulación oficial, sus buenas calificaciones obligaron al centro a concederle honores especiales. Tras dejar Saint Hugh empezó a trabajar como profesora de una familia acomodada.

En 1906 Emily entró a formar parte de la Women’s Social and Political Union (WSPU), la organización sufragista fundada tres años antes por Emmeline Pankhurst. Dos años después dejaba su trabajo de profesora para centrarse en su labor en la WSPU mientras volvía a estudiar en la Universidad de Londres con el objetivo de obtener la licenciatura de Lenguas Extranjeras.

Producto de sus actos en contra de la opresión y de la violación de los derechos de la mujer, sumado a la impotencia vivida, fue detenida y encarcelada nueve veces por varios delitos, entre ellos un ataque al parecer violento contra un hombre al que confundió con el Ministro de Hacienda, David Lloyd George.

Las peticiones a favor de los derechos de las mujeres y en su propia defensa eran nulas, por lo que Emily se declaró en huelga de hambre en la prisión Strangeways y tuvo que ser alimentada a la fuerza. En la prisión de Holloway, como señal de protesta por las injusticias, se tiró por una escalera de hierro sufriendo daños graves en la cabeza y la columna.

La muerte de Emily Wilding Davison hizo visible la lucha de las mujeres por el derecho al voto. Una luchas que las autoridades con la colaboración de los medios de comunicación, trataban de acallar. Los estudios cinematográficos Pathé gravaron el acontecimiento, unas imágenes fueron utilizadas durante la investigación y sirvieron para dar cobertura mundial al suceso.

El 8 de junio de 1913, Emily Wilding Davison fallecía en el Hospital Epson Cottage. Seis días después se celebró el Londres un funeral multitudinario que atrajo a una gran multitud, sobre todo sufragistas, que acompañaron el féretro hasta la estación del tren que lo trasladaría a Morpeth, donde fue enterrada bajo una lápida en la que se ponía “Hechos, no palabras”.

Años después, el jinete Herbert Jones, quien sobrevivió al accidente, asistió al funeral de Emmeline Pankhurst en el que aprovechó para recordar la memoria de Emily. A pesar de que su acto reivindicativo puso en la primera fila de la opinión pública la lucha sufragista, muchas voces se alzaron en su contra poniendo de relieve la violencia y agresividad de sus actos, lo que incapacitaba aún más a las mujeres para votar.

Fuentes: wikipedia y mujeresenlahistoria.com

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 8, 2017 en ESPECIALES

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: