RSS

¿QUIÉN MUEVE EL MUNDO?

19 Dic

EL ÁNGEL DE LA BICICLETA

Hoy se cumplen 16 años del asesinato del argentino Claudio Hugo Lepratti, más conocido por Pocho y “El ángel de la bicicleta”. Militante social, fue asesinado en medio de la represión llevada a cabo por la policía de la Provincia de Santa Fe, durante la crisis de diciembre de 2001 en Argentina.

Su historia se volvió conocida a nivel nacional gracias a la canción «El ángel de la bicicleta», escrita e interpretada por León Gieco.

He de ser sincera. Hace pocos meses que conozco esta historia. Me la contó mi primo Josep Barcelona, Pepe para los más allegados. Así que le dije que el 19 de diciembre, fecha en que se conmemora su asesinato, le haría un homenaje desde este blog.

Claudio Pocho Lepratti (1966-2001) ingresó en 1986 como seminarista en el Instituto Salesiano de la localidad de Funes ―unos 15 km al oeste de Rosario― y eligió la carrera religiosa de «hermano coadjutor».

En 1991 abandonó el seminario para colaborar en la tarea de contención social de los adolescentes humildes del barrio, donde comenzó a participar activamente de las organizaciones de base, que durante más de veinte años promovió el sacerdote Edgardo Montaldo. Al mismo tiempo militaba gremialmente en la «cocina centralizada» de Rosario, donde fue delegado y participó de la histórica carpa como uno de los tantos trabajadores que fueron despedidos como represalia por su actividad sindical.

Participó y promovió la formación en más de veinte grupos de niños y jóvenes de las barriadas populares de Rosario, siendo la primera agrupación La Vagancia. Dio clases de guitarra en la música popular. Se encargó de la creación y redacción de la revista El Ángel de Lata. Coordinó labores con otros grupos sociales, como el movimiento Chicos del Pueblo y con todas las comunidades eclesiales de base, como Poryajhú (‘pobres’ en guaraní), y el grupo Desde el Pie. Además participaba activamente como delegado de base de la ATE (Asociación Trabajadores del Estado) de Rosario y como congresal de la sucursal Rosario de la CTA (Central de Trabajadores de la Argentina).

El sacerdote católico Edgardo Montaldo fue el referente religioso, social y ético que encontró Pocho Lepratti en su búsqueda de llevar al terreno de las realidades su opción por los pobres. Claudio era muy religioso, y mientras hacia su trabajo social citaba frases de Jesús, como por ejemplo: «Yo soy el pan de vida. El que venga a mí no va a tener hambre, el que crea en mí nunca va a tener sed» (Evangelio de Juan 6.35).

Un fatídico día

A fines de 2001, Pocho Lepratti trabajaba como auxiliar de cocina en el comedor de la escuela número 756 «José M. Serrano» del barrio Las Flores, un humilde barrio del sudoeste rosarino. El 19 de diciembre, en medio de la crisis del 2001, que terminaría con la caída del presidente Fernando De la Rúa, varios policías que llegaron desde la ciudad de Arroyo Seco ―a 30 km al sur de Rosario― comenzaron a disparar en el fondo de la escuela. Lepratti subió al techo para defender a los menores que en su interior se encontraban comiendo. Se asomó gritando:

¡Hijos de puta, bajen las armas que aquí solo hay pibes comiendo!

El policía Esteban Velásquez hizo fuego con su escopeta Itaka con balas de plomo, acertándole con una posta en la tráquea, lo que le causó a Lepratti una muerte instantánea.

Investigación y condena

El hecho motivó el procesamiento y posterior condena a 14 años de prisión para Esteban Velásquez, dictada por el juez de sentencia n.º 3, Ernesto Genesio, con el cargo de homicidio agravado por el uso de arma. Además, tanto Velásquez como la provincia de Santa Fe fueron condenados a resarcir económicamente a los familiares de la víctima por los daños y perjuicios causados, con 145 000 pesos (unos 50.000 dólares estadounidenses de 2009).

La Dirección de Asuntos Internos de la policía provincial había reconocido en un informe que «el asesinato del militante social Lepratti ocurrió fuera de la zona de saqueos y en los fondos de una escuela», y que «no se justifica haber efectuado los disparos reconocidos, ni siquiera en carácter intimidatorio».

Los policías acusados argumentaron que habían abierto fuego porque habían sido atacados a balazos por vecinos apostados en el techo de la escuela. El vehículo policial tenía efectivamente marcas de balazos, pero todos habían sido realizados a nivel del suelo. ​ El juez Julio García condenó a otros cinco policías (Marcelo Arrúa, Rubén Pérez, Daniel Braza, Roberto De la Torre y Carlos Alberto de Souza) por falsedad ideológica y encubrimiento agravado, ya que «balearon y destruyeron el patrullero para simular un ataque y alegar que actuaron en su defensa».

Desde ese momento Lepratti se convirtió en símbolo de la resistencia de los sectores más vulnerables de Rosario.

El trabajo nos hace ascender como personas, mientras que la falta de trabajo nos incita a la violencia, a la droga, a la delincuencia.

Pocho Lepratti

Hoy existen varios temas musicales ―de los más diversos ritmos y estilos― dedicados al trabajo de hormiga de Pocho Lepratti:

  • «La hormiga», canción de la banda rosarina Farolitos.
  • «El ángel de la bicicleta», canción de León Gieco.

«El ángel de la bicicleta»

A modo de homenaje, el reconocido cantautor argentino León Gieco (n. 1951) lanzó en 2005 una cumbia muy estilizada, llamada «El ángel de la bicicleta», con música del pianista Luis Gurevich, en su álbum Por favor, perdón y gracias. Músicos del grupo Pibes Chorros acompañan la obra, tocando el teclado característico de la cumbia villera, y el bajo. En la misma parafrasea lo que gritaba Lepratti al ser ejecutado:

¡Bajen las armas, que aquí solo hay pibes comiendo!

https://www.youtube.com/watch?v=MQ4w4FZysr0

La canción fue versionada por el grupo argentino Attaque 77 en el disco homenaje Gieco querido! Cantando al león. Posteriormente, la banda Vocal de los Pueblos le rindió homenaje incluyendo su propia versión en el CD Un extraño brillo en la mirada.

Homenajes

En 2003, la antigua casa de Lepratti se convirtió en una casa de difusión de cultura: el Bodegón Cultural Casa de Pocho, que incluye una biblioteca popular.

En marzo de 2003 se publicó el libro Pocho vive, en el que colaboró el padre Montaldo, con historias sobre el trabajo diario de Lepratti, detalles de la investigación de su asesinato, y un análisis de los grupos de personas marginadas unidos por la solidaridad. El libro fue dedicado a la memoria de Orlando Lepratti, el padre de Pocho, que falleció a los 71 años​ en diciembre de 2004, tres años después del asesinato de su hijo.

Hoy existen cientos de escritos y expresiones artísticas para honrar su memoria. En Concepción del Uruguay (provincia de Entre Ríos) ―ciudad natal de Pocho Lepratti― hay un monumento y una calle con su nombre. La Escuela Secundaria n.º 15 ya lleva oficialmente el nombre del militante social.

El grupo La Vagancia (que coordinaba Pocho Lepratti) elabora desde 2002 una publicación barrial llamada El Ángel de Lata (en referencia a las villas miseria, con techos y paredes de lata). En su primera editorial proclamaban ser:

…los que denunciamos la explotación de los padres y de los chicos, los que acusamos a los señores dueños de todo, hasta de la tierra que en un tiempo fue de todos.

Editorial de la revista El Ángel de Lata

¿Quien fue Claudio “Pocho” Lepratti?

Fuente: es.wikipedia.org

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 19, 2017 en ESPECIALES, Uncategorized

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: