RSS

SUPERLUNA DE SANGRE

01 Feb

Este miércoles, 31 de enero del 2018, han coincidido en el cielo una ‘luna azul’, un eclipse lunar y una superluna, una conjunción astral inédita en 152 años. Millones de personas han presenciado cómo la luna se teñía de rojo por un eclipse total de la llamada superluna azul, la segunda luna llena del mes y en su posición más cercana a la Tierra. El triple evento se ha bautizado como ‘superluna de sangre azul’. El fenómeno se ha podido ver principalmente en Norteamérica, Asia y Oceanía; y en todo el mundo en directo a través de internet. En España, así como en gran parte de Europa occidental, Sudamérica y África, solo pudo apreciarse parcialmente.

Gracias a las condiciones atmosféricas propicias se pudo ver cómo la luna se teñía de color cobrizo sin necesidad de usar gafas especiales, como en el caso de los eclipses solares.

El eclipse empezó a las 12.52 GMT, el momento culminante fue a las 13.29 GMT y terminó a las 14.07 GMT, según la Agencia Espacial Estadounidense (NASA). Los eclipses lunares ocurren cuando la Tierra se encuentra entre el Sol y su satélite, lo que es visible desde los lugares donde la Luna esté sobre el horizonte en el momento del fenómeno. Durante la totalidad, la luna entera se encuentra dentro del cono de sombra aunque no desaparece de vista, sino que adquiere una tonalidad rojiza, razón por la que algunos medios y en la redes sociales la hayan bautizado como “luna de sangre”. Esto ocurre porque la Luna refleja la luz roja del Sol refractada por la atmósfera terrestre, que solo filtra los componentes azules.

El 27 de julio habrá un nuevo eclipse lunar.

El eclipse coincidió con una ‘superluna’, que es cuando el satélite terrestre se encuentra en su perigeo, cómo se denomina a su punto más cercano a la Tierra (apogeo es el más lejano). Durante el perigeo, el diámetro del satélite puede aumentar hasta en un 14%, lo que no se distingue a simple vista, y también se incrementa su brillo.

El tercer fenómeno simultáneo en gran parte del planeta es que se trató de la segunda luna llena del mes -lo que en inglés llaman la ‘luna azul’, aunque no tenga nada que ver con ese color-, un fenómeno que ocurre de media cada 2,7 años. Esto se debe a un error cometido por el astrónomo aficionado James Hugh Pruett, que se confundió en la acepción del término en un artículo en la revista ‘Sky & Telescope’ en 1945.

El concepto ‘luna azul’ también se utiliza cuando el satélite aparece de color azulado por humo o partículas en la atmósfera, algo bastante inusual y que sólo sucede después  de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver lunas azules. Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la luna se viera azul.

También hubo informes de lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.

Mitología y predicciónes

El fenómeno de la luna de sangre, visto desde Pekín. / AFP / NICOLAS ALFOURI

En países como India, Tailandia o en la isla indonesia de Bali, el eclipse de luna es explicado también como un fenómeno mitológico. Según al mitología hindú, el dios Vishnu le cortó la cabeza a un asura o demonio, pero este no falleció porque había bebido del agua sagrada que otorgaba la inmortalidad. Desde entonces, Rahu, la cabeza inmortal de este demonio, se venga cada cierto tiempo engullendo a la diosa luna, a la que culpa de su destino o de la que, según otras versiones, está enamorado.

Para algunos religiosos y estudiosos místicos, los eclipses y la Luna roja o sangrienta tienen significados esotéricos y en la antigüedad eran considerados un aviso de catástrofes.

En la Biblia anuncian el fin de los tiempos antiguos.

El sol se tornará en tinieblas; y la luna en sangre; antes que venga el día grande y glorioso del Señor – Hechos 2:20 (Ya en el Antigua Testamento se menciona esta predicción en Joel 2;31)

Y habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra, angustia entre las naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, 26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas…” –  Lucas 21:25-26

En cambio, para los Mayas Representa el fin de un ciclo y el comienzo de otro, en donde un gran maestro anuncia un nuevo camino de liberación así como lo hizo Buda, Cristo o Quetzalcoatl, un nuevo iluminado viene a traducir la sabiduría Universal para ayudar a la humanidad en su evolución y a la expansión de su conciencia. Ya nos hace falta!!!

En los sellos Mayas, que nacen de la energía del Sol y de la luna, representa a Muluc que es una gota de lluvia, una semilla Cósmica en el umbral de una nueva Consciencia Despierta. Es la purificación de los instintos, es lo femenino, es la conexión con tu ser interior.

Esperemos que esta extraordinaria conjunción lunar nos traiga un nuevo despertar de la consciencia humana, más bondadosa, no violenta y más feliz.

Fuentes: elperiodico.com, sinreservas.com.do y wemystic.es

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 1, 2018 en CURIOSIDADES

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: