RSS

Archivo de la etiqueta: CENTENARIO DE GLORIA FUERTES

¿QUIÉN MUEVE EL MUNDO?


CENTENARIO DEL NACIMIENTO DE GLORIA FUERTES

…Un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas…

En julio se cumplieron 100 años del nacimiento de Gloria Fuertes, la poeta española que es uno de los referentes de la literatura infantil del siglo XX. Aunque su faceta dedicada a los niños es la más conocida, también escribía poesía para adultos, un trabajo que hay que reivindicar porqué fue y sigue siendo una gran poeta de la España de posguerra.

Gloria Fuertes García fue una poeta española, ligada a la Generación del 50 y al movimiento poético denominado postismo. Ninguno de sus miembros supo llegar al pueblo de la forma en que lo hacía Gloria Fuertes. Ella decía que antes de contar las sílabas, los poetas tienen que contar lo que pasa.

La presidenta de la Fundación Gloria Fuertes, Paloma Porpetta, destaca su figura “en la literatura de primer orden” señalando que Fuertes y Gabriela Mistral son las únicas mujeres incluidas en la antología Norton que agrupa a cien poetas en lengua castellana. También Jaime Gil de Biedma seleccionó sus versos en importantes colecciones en las que compartió protagonismo con Gabriel Celaya (amigo suyo), José Agustín Goytisolo o José Hierro. Francisco Nieva (otro de sus amigos) alabó su “invención de imágenes, de giros y sonoridades llenos de calidad y de sorpresa”. También fue una de las voces iniciales de la poesía femenina de posguerra con Carmen Conde y Ángela Figuera, entre otras.

Expresó experiencias de sí misma y de otros, algunas prohibidas por la censura franquista. Jugar, disfrazarse, sorprender fueron algunas de sus principales armas para evitar la censura.

Entre muchos otros premios, fue galardonada con el diploma de Honor del Premio Internacional de Literatura Infantil Hans Christian Andersen.

Nací para poeta o para muerto…

Nací para poeta o para muerto,
escogí lo difícil
—supervivo de todos los naufragios—,
y sigo con mis versos,
vivita y coleando.

Nací para puta o payaso,
escogí lo difícil
—hacer reír a los clientes desahuciados—,
y sigo con mis trucos,
sacando una paloma del refajo.

Nací para nada o soldado,
y escogí lo difícil
—no ser apenas nada en el tablado—,
y sigo entre fusiles y pistolas
sin mancharme las manos.

LA POETA DE LOS NIÑOS

Escritora mediática, se hizo especialmente conocida en España a partir de los años 1970 por sus colaboraciones en programas infantiles y juveniles de Televisión Española como Un globo, dos globos, tres globos, La mansión de los Plaff y La cometa blanca le granjearon una gran popularidad como poeta infantil eclipsando su trayectoria como poeta de la posguerra española. En su poesía defendió la igualdad entre mujeres y hombres, el pacifismo y la defensa del medio ambiente. En 2017, con motivo de la celebración del centenario de su nacimiento se ha reivindicado su papel en la poesía española del siglo XX.

Canción del programa escrita por Gloria Fuertes

Aún la recuerdo en televisión, con su voz grave. Yo de chiquitina embobada viendo los programas infantiles donde ella participaba. Esa es la Gloria Fuertes que vi durante años. Pero ella era mucho más y la mayoría de los que crecimos con ella estamos descubriendo su poesía adulta y su vida personal. Conocer que era una experta bebedora de whisky; sobre sus amores con hombres (El cómico Gila, vecino suyo, fue uno de sus primeros amores de juventud) y mujeres, pero sobre todo, mujeres; de su irreverencia, no ya con Dios, sino contra los curas y las monjas que le amargaron la infancia. Era fuerte, dura pero también tierna y vulnerable.

Mi Cara

En mi cara redondita

tengo ojos y nariz,

y también una boquita

para hablar y para reír.

Con mis ojos veo todo,

con la nariz hago achís,

con mi boca como como

palomitas de maíz

La mujer rana

La mujer rana

y el hombre rana

se casaron

y en vez de tener perdices

tuvieron tres renacuajos.

Parejas

Cada abeja con su pareja.
Cada pato con su pata.

Cada loco con su tema.
Cada tomo con su tapa.

Cada tipo con su tipa.
Cada pito con su flauta.

Cada foco con su foca.
Cada plato con su taza.

Cada río con su ría.
Cada gato con su gata.

Cada lluvia con su nube.

Cada nube con su agua.
Cada niño con su niña.

Cada piñón con su piña.
Cada noche con su alba.

Por su trabajo en televisión fue premiada en varias ocasiones con el Aro de Plata. A partir de este periodo su actividad fue imparable con lecturas, recitales y homenajes, publicando continuamente, tanto poesía infantil como para adultos. En 1986 los humoristas de Martes y Trece le hicieron un homenaje-parodia para el «Especial Nochevieja».

LA POETA DESCONOCIDA

Hablar de Gloria Fuertes y no ver más allá de La cometa blanca es obviar no sólo una parte importante de la poesía española del siglo XX, sino también de nuestra Historia, esa que una mujer intelectual que no partió al exilio se atrevió a contar en una época en la que los versos incómodos tenían que jugar a parecer tontos e inocuos para superar la censura. “Se la coló por completo a la España más rancia. Y su poesía fue una de las cosas más increíbles y bellas que sucedieron aquí durante todo el siglo veinte”, escribe Jorge de Cascante en El libro de Gloria Fuertes: Antología de poemas y vida (Editorial Blackie Books).

En 1980, en un especial de Nochebuena, le censuraron la lectura de un poema: ‘Dios está en pelotas’. Poco antes, una denuncia por pacifista y otra lectura le llevó a jefatura donde, le gustaba contar en la intimidad, se codeó con “putas” y aborteras.

“La historia de la poesía de Gloria es la historia del siglo XX. Ella retrata lo que ve. Si nació en el 17 y murió en el 98, todo lo que acontece en el siglo XX tiene reflejo en su poesía”, explica Paloma Porpetta, Presidenta de la Fundación Gloria Fuertes. “En la poesía social de Gloria, en sus primeros escritos de los años 30, que no están publicados porque son documentos que ella iba guardando, hay poemas en los que ella habla de la situación del barrio donde ella nace y vive”. El Lavapiés de principios del siglo XX, “un suburbio con una mortandad infantil altísima, con una insalubridad enorme. Ella describía lo que veía”, que por aquel entonces fue la realidad de la Guerra Civil y de la posguerra, episodios que la empujaron a escribir como forma de luchar contra la crudeza.

El albañil llegó de su jornada
con su jornal enclenque y con sus puntos.
Bajaron a la tienda a por harina,
hicieron unas gachas con tocino,
pusiéronlo a enfriar en la ventana,
la cazuela se cayó al patio.
El obrero tosió:
-Como Gloria se entere,
esta noche cenamos Poesía

(Mi vecino)

“Ella siempre estaba al lado de los pobres y de los desfavorecidos. La tristeza es que su poesía sigue estando vigente. Es decir, que los grandes problemas que denuncia Gloria a través de su obra siguen pasando hoy”.  “El retrato que hace de las clases gobernantes vale para hoy también”. En algunos poemas les insta a pasearse por su barrio, a entrar en contacto con la realidad de chabolas y los salpica de versos tan actuales como el del poema Hago versos donde puede leerse un ya clarividente “se dan casos, aunque nunca se dan casas a los pobres”.

La gente dice:

Pobres tiene que haber siempre

y se quedan tan anchos

tan estrechos de miras

tan vacíos de espíritu

tan llenos de comodidad.

Yo aseguro

con emoción

que en un futuro próximo

solo habrá pobres de vocación.

“Nuestro objetivo es siempre el tema adultos porque vimos que estaba muy olvidado, a pesar de que hay un montón de textos interesantísimos”, explican Carlos y Aurelio. Con su poesía se puede retroceder en el tiempo hasta el Lavapiés castizo de las cigarreras, el arrabal de los arrabales donde se concentraban las industrias, el fin del mundo que Gloria escogió como inicio de su viaje.

LA AVENTURA AMERICANA Y EL PACIFISMO

El antibelicismo y la protesta contra lo absurdo de la civilización están presentes en su poesía de forma categórica. Como ella misma declaró, “sin la tragedia de la guerra quizá nunca hubiera escrito poesía”. Como secuela de su experiencia bélica, la obra de Fuertes se caracteriza por la ironía con la que trata cuestiones tan universales como el amor, el dolor, la muerte o la soledad. Todo ello aderezado con curiosas metáforas y juegos lingüísticos llenos de encanto, frescura y sencillez, que dotan a sus poemas de una gran musicalidad y cadencia cercana al lenguaje oral.

Eran los años 60, con la guerra de Vietnam de fondo. Llegó a convencer a alumnos de que rompieran los papeles de reclutamiento. “Qué placer rasgar aquellas hojas”, dijo. Su imagen como pacifista se completa con un recital en el que compartió escenario con Joan Baez, entonces estrella incipiente del folk, leyendo sus poemas traducidos al inglés. “Es muy hermoso ver cómo era capaz de mantener su especial mirada en un contexto tan distinto al suyo. Ella extrae de aquella experiencia las enseñanzas hippies, que tanto le atraen, y a su vez enseña el chotis a los estadounidenses”, dice el antólogo.

En Madrid llovía metralla,
llovían muertos.
Me regalaron un cordero.
-Tienes para comer un mes- me dijeron.
Los ojos del cordero me dijeron otra cosa.
Yo, por poco me muero de hambre.
El cordero se murió de viejo.
Nos cogimos cariño,
él y yo solos bajo los bombardeos.
Después iba a por hierba a los solares
para mi cordero.
Le enseñé a comer papel
con los partes de guerra
a mi cordero.

(Cuando Madrid era Sarajevo)

VIDA PERSONAL

Con Phyllis Turnbull

 

Gloria Fuertes se retrató en su poesía autobiográfica como solitaria, religiosa, lesbiana, enamoradiza, soltera, feminista, fumadora empedernida, pacifista, castiza y poeta.

Su primer amor fue Manolo, su novio, fue voluntario a la guerra y no regresó. Habla de él Carta de la eme:

Manolo mío: mi madrileño marchoso, maduro melocotón maleable…

Gloria Fuertes

También tuvo una relación importante con su compañero literario en el ‘postismo’ Carlos Edmundo de Ory con el que se cruzaron poemas. En Los brazos desiertos le dice:

¡Te quiero, aunque la vida no lo quiera!

Gloria Fuertes

Sus parejas más estables fueron mujeres, en especial la hispanista     norteamericana Phyllis Turnbull con quien mantuvo una relación de más de 15 años. Juntas construyeron a finales de los 50 una casa en Soto del Real donde crearon una Biblioteca Infantil ambulante cuyos libros entregaba en mano la poeta en una de las vespas que tuvo a lo largo de su vida.

Que dos mujeres vivieran juntas no despertó ninguna suspicacia, aunque los amigos de la pareja conocieran esa trastienda que muy raramente y de forma sutil aparece en alguno de sus poemas como ‘Me siento abierta a todo’ o ‘Lo que me enerva’ (“…saber que estás de paso, / y aún así, / no acariciar bastante / atardeceres cuerpos, / risas, / manos, / muslos, / senos, / hombros, / brazos”). “En el prólogo de ‘La historia de Gloria’ dice ‘me acuerdo de mis amores’, menciona sus nombres y muchos son mujeres”, recuerda Castante. Una de ellas, la cantante Mari Trini, que no le correspondió, aunque fueron amigas de por vida.

A veces quiero preguntarte cosas…

A veces quiero preguntarte cosas,
y me intimidas tú con la mirada,
y retorno al silencio contagiada
del tímido perfume de tus rosas.

A veces quise no soñar contigo,
y cuanto más quería más soñaba,
por tus versos que yo saboreaba,
tú el rico de poemas, yo el mendigo.

Pero yo no adivino lo que invento,
y nunca inventaré lo que adivino
del nombre esclavo de mi pensamiento.

Adivino que no soy tu contento,
que a veces me recuerdas, imagino,
y al írtelo a decir mi voz no siento.

Paloma Porpetta, presidenta de la Fundación Gloria Fuertes explica que la poeta no lo ocultó No ocultó su lesbianismo, lo conocían sus amigos y, aunque en su obra habla del amor en general, a veces lo menciona, como cuando dice “me nombraron patrona de los amores prohibidos”.​ La relación con Phyllis terminó en 1970 un año antes de la muerte de la hispanista. Gloria quedó devastada. Adelgazó y plasmó en sus poemas el dolor. Era otra pérdida y así lo lamentaba en Nota autobiográfica.

Todos los míos han muerto hace años

y estoy más sola que yo misma

Gloria Fuertes

Phyllis: el gran amor de Gloria Fuertes

http://www.xlsemanal.com/personajes/20170129/gloria-fuertes.html

SU LADO MÁS DESCONOCIDO

En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

La cara más oscura de Gloria Fuertes tampoco es muy visible. Pero no hay más que bucear en sus poemas, marcados por el dolor, la soledad y la experiencia de la depresión para darse cuenta. “La soledad es una hija de puta. A veces me revuelco en ella, me hago su amiga y a veces me vence”, confiesa en los 80 ante el público en un recital. Cuenta Cascante que a la salida del acto, una pareja mayor se acerca a ella y le proponen adoptarla. Llegan a hacerlo.

La esperanza me desespera; / desesperada espero todavía, / de una noche yo no puedo hacer un día / disfrazar la manzana en una pera. / Lo difícil me atrae, es mi bandera, / lucho a golpes de amor por una espina – la rosa no interesa- / la divina / adivina primavera”, hermoso comienzo de ‘Ni tiro, ni veneno, ni navaja’

La peor depresión de su vida siguió a la muerte de Phyllis. “Suele valerse del humor para enmascarar su realidad ante los demás pero su mundo poético es muy negro. La idea del suicidio aparece una y otra vez”. Una confesión de Fuertes que el escritor Vicente Molina Foix contó al antólogo ilustra a la perfección esa dicotomía. Desesperada, la poeta recapacitó en el último momento: “Iba a tirarme al metro pero acabé tirándome a la taquillera”.

Así era. Menos niña grande de lo que recordamos. Más descarada al menos.”Ojalá este Año Gloria Fuertes –aventura Cascante- sirva para que los lectores se acerquen a su realidad directa y sin tapujos, como cuando tienes 18 años y lees a Bukowski y piensas con sorpresa cómo es posible que eso que siempre has sentido pueda estar escrito en un libro”.

EN DEFENSA DE LA IGUALDAD DE GÉNERO

Su forma de hablar campechana y deliberadamente cotidiana, la alejó del patrón poético aceptado, especialmente de los poetas culturalistas señala la investigadora Sharon Keefe Ugalde de la Universidad de Texas. Varias expertas señalan que otra de las circunstancias en contra del triunfo de Gloria Fuertes fueron ser mujer, lesbiana y pobre. ​Reyes Vila-Belda de la Universidad de Indiana destaca que abrió el espacio poético a las preocupaciones de los que no tenían voz: mujeres, trabajadores y pobres.

Fue una gran defensora de la igualdad de género. Reclamó los derechos de las mujeres empezando por el derecho a leer, a escribir, a trabajar o a ser poeta en un momento histórico en el que estaban reducidas al espacio doméstico. “Ser escritora suponía ir contra corriente y requería gran empeño y buscar caminos alternativos frente a puertas cerradas. Numerosos poemas suyos dejan constancia de la desigualdad de género en su época y constituyen una forma de luchar contra los límites impuestos”, señala Keefe Ugalde.

También cuestionó los modelos tradicionales femeninos presentando durante el franquismo un nuevo modelo de mujer. “El franquismo promovió una sociedad patriarcal y una cultura conservadora que excluyó a la mujer de la vida profesional y cultural”, señala Vila-Belda. “Fuertes presentó un nuevo modelo de mujer que celebraba su marginalidad y, de este modo, afirmaba su identidad. Se convirtió así en el eslabón para recuperar y continuar la modernidad”.

En este marco se inscribe la publicación en 1978 de “Tres reinas magas: Melchora, Gaspara y Baltasara”, considerado actualmente un clásico de la literatura infantil. Ante la imposibilidad de que Melchor, Gaspar y Baltasar fueran a Belén, sus esposas les sustituyen en el viaje y tienen un papel protagonista en la historia en contraste con la sociedad de la posguerra que relegaba a las mujeres al hogar. Las madres también son reinas magas, porque los padres han ido a la guerra y alguien tiene que seguir a la estrella y adorar al niño con sus regalos. ​

LEGADO

Apreciada y estudiada en el extranjero, la mayoría de los trabajos críticos sobre Gloria Fuertes proceden del hispanismo norteamericano (Andrew P. Debicki, Mandlove, Sherno, Persin, Capuccio, Browne…).En Estados Unidos hay hasta 12 estudiosos especializados en ella y se han realizado allí numerosas tesis doctorales. En cambio en España le dedican escuelas, placas conmemorativas, calles y zonas urbanas.

En el año 2000 se creó la Fundación Gloria Fuertes por la escritora Luz María Jiménez Faro, gestora de sus derechos de autor tras su muerte. En 2015 falleció Jiménez Faro y estos pasaron a la fundación. Los bienes de Gloria Fuertes fueron legados a una institución infantil. La fundación fue aprobada e inscrita en el Registro de Fundaciones Culturales, Docentes, de Investigación y Deportivas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte con fecha 1 de junio de 2000.

El 28 de julio de 2016, Google conmemoró el 99. º aniversario del nacimiento de Gloria con un Google Doodle en su página de inicio, con una representación de la escritora contando cuentos a unos niños. ​ Ese mismo año, la aerolínea noruega Norwegian Air Shuttle homenajeó a la poeta con un retrato en el estabilizador vertical de uno de sus Boeing 737-800. ​

LIBROS PARA CONMEMORAR SU CENTENARIO Y CONOCERLA MEJOR

La celebración del centenario de su nacimiento en 2017 ha servido para recuperar su papel en la poesía española de la posguerra más allá de su producción en la literatura infantil. Entre las publicaciones conmemorativas se encuentran El libro de Gloria Fuertes, con más de 300 poemas y una biografía realizada por Jorge de Cascante (se incluye un cómic biográfico realizado por Carmen Segovia) Blackie Books. Geografía humana y otros poemas. Gloria Fuertes con prólogo de Luis Antonio de Villena editado en Nórdica y Me crece la barba. Poemas para mayores y menores. Gloria Fuertes. Reservoir Books.

Julio Santiago, poeta y pintor, amigo íntimo de la autora, ha publicado un libro titulado “Mi Amor, Gloria Fuertes” (Cuadernos del Laberinto, 2017), donde narra de forma poética la intensa y pasional relación de amistad compartida con la escritora madrileña. El prefacio es de Antonio Gala y el prólogo de Mills Fox Edgerton. Aparecen ilustraciones del autor, Pablo Picasso y Rafael Alberti dedicadas a Gloria Fuertes hasta ahora inéditas. También material fotográfico de familiares, colegas y amigos comunes que lo han cedido para tal ocasión.

Gloriarías (para que os enteréis) (Ediciones Torremozas). Esta edición  recoge la cariñosa carta que Ramón Gómez de la Serna le envió desde Buenos Aires en 1954 animándola a que siguiera su propio camino.

Pecábamos como ángeles (ediciones torremozas). El amor y su contrapartida, el desamor, es uno de los grandes temas de la poeta. Esta antología recoge esos poemas, más afectuosos que eróticos. «Como San Agustín, ama el amor y confiesa que sólo con amor se puede hacer un poema, un niño o un milagro», dijo de ella Camilo José Cela que ejerció de valedor de la autora en los últimos años.

FANNY RUBIO, PROFESORA QUE INUGURÓ SU CENTENARIO, HABLA ASÍ DE ELLA Y DE LA INJUSTICIA CON LA QUE FUE TRATADA.

Ser mujer, lesbiana y postista provocó que Gloria Fuertes que en España su poesía para adultos fuera acallada, potenciando la poesía infantil. Se sigue sin conocer en España (porque fuera, como en Estados Unidos, se han hecho y hacen constantemente tesis doctorales sobre ella) la importancia, la hondura, el alcance de lo que hizo Gloria Fuertes. “Es una joya de la literatura”, así la describe la profesora Fanny Rubio, encargada de inaugurar el centenario. “Pero su poesía era distinta a la que hacían sus contemporáneos, fundamentalmente por la ternura y el humorismo que recorre sus letras. Ella abrió un abanico a la poesía, hacía el postismo, pero con la carga de emoción de la que carecían las vanguardias”. Gloria Fuertes ponía sentimiento y emoción en su trabajo. “En España no había público para que la entendieran”, lamenta con pena Rubio.

Hoy pocos conocen la fuerza de la poesía adulta de Gloria. En los años que han pasado desde su muerte, pocos se atreven a mirar más allá de los poemas infantiles. Cronista social “Cuando ella hace confesiones como las que atañen a su infancia en la portería [el trabajo de su padre, su madre era costurera], las cosas que ve en la gente y la sociedad de su momento, no está como la gente quiso pensar provocando. Tampoco era una crónica de las clases desfavorecidas. Sí tenía mucho de crónica pero social, no solo de los más humildes”, recalca.

Aguantó mucho, y no por trabajar de contable o secretaria, sino por la penalización social que sufrió por ser mujer, lesbiana y poeta. “Y eso que jamás hizo apología del lesbianismo”. Vivió con la burla como mochila, peso que aligeraba mediante lo que siempre supo hacer: escribir.

Ella decía que su primer juguete había sido una máquina de escribir. Con ella puso en cuestión el inconsciente, la mecánica de la literatura, y mezcló de un modo que nadie había hecho antes en vanguardias la risa, el respeto, el amor y el sentido del humor con el postsurrealismo. “Pero aquí solo sirve para poner el nombre a un colegio”, se queja la profesora. La capacidad narrativa de su poesía era muy fuerte y definitoria también, en cada poema te contaba una historia. No dejó de escribir jamás pese a la constante incomprensión y a la angustia que eso le generaba. Hasta el final.

BIOGRAFÍA EXTRAÍDA DE LA WEB DE SU FUNDACIÓN

Gloria Fuertes nació en Madrid en julio de 1917 en el seno de una familia humilde, su madre, costurera y sirviente; su padre, portero y conserje. Siendo la menor de nueve hermanos, seis de los cuales mueren prematuramente, su infancia transcurre en las bulliciosas calles cercanas a la antigua Plaza del Progreso, donde aprende el lenguaje coloquial que la caracterizará. Era una niña alegre y extravertida y desde pequeña quiso escribir, pero la falta de medios la lleva a trabajar enviando cartas o contando huevos en una fábrica.

En casa no veían con buenos ojos que la pequeña Gloria perdiera el tiempo escribiendo.

Cuando mi madre me veía con un libro, me pegaba. Nadie de mi familia me dijo nunca “escribe, hija, escribe, que lo haces bien…”. Nadie. No tengo nada que agradecer a mi familia. Pero cuando se quiere una cosa, aunque tu familia no te ayude, se consigue. Si vales de verdad y quieres algo con todas tus ganas, sales adelante seguro.

Gloria Fuertes

Uno de sus hermanos murió y ella trasladó el suceso a sí misma en un poema cuidadosamente tergiversado: “A los nueve años me pilló un carro / y a los 14 me pilló la guerra”. Cuarenta kilos llegó a pesar durante la contienda.

Gloria Fuertes con su madre y sus hermanos Jesús y Angelín

Su madre la matricula en el Instituto de Educación Profesional de la Mujer, donde recibió la formación que entonces se consideraba necesaria para una futura ama de casa: cocina, cuidado de niños, corte y confección, etc. Con quince años muere su madre. La Guerra Civil cambia su vida, la pérdida de su novio y sus propias experiencias marcan su carácter pacifista.

En 1939 escribe su primer relato para niños y lo envía al semanario Maravillas, donde es publicado y donde entrará a trabajar como editora durante diez años. De 1940 a 1955 publica muchos cuentos en la revista Maravillas así como en la revista Pelayo. En 1942, conoce a Carlos Edmundo de Ory.

En 1950 se publica su primer poemario: Isla ignorada. Por esos años acude a la taberna de Antonio Sánchez, en la que escribe sin cesar poemas y cuentos. Funda una tertulia de mujeres poetas que dará origen al grupo Versos con Faldas , grupo tremendamente activo que organiza lecturas de poesía y colabora en revistas como Rumbos, Poesía Española o El pájaro de paja. En 1952 funda la revista Arquero, conjuntamente con Antonio Gala, Rafael Mir y Julio Mariscal. En 1954 publica Antología y poemas del suburbio y Aconsejo beber hilo.

En 1955 obtiene un puesto de bibliotecaria en el Instituto Internacional de Madrid. Consigue, en 1961, una beca Fulbright en Estados Unidos para impartir clases de Literatura española del s. XX, en la Universidad Bucknell, fue -dijo- la primera vez que pisó una universidad. Posteriormente fue profesora en el Mary Baldwin College y en el Bryn Mawr College hasta 1963 que regresó a España. A su vuelta de Estados Unidos impartió clases de español para americanos en el Instituto Internacional.

En 1958 recibe la Primera Mención del Concurso Internacional de Poesía Lírica Hispana con Todo asusta. En 1962 publica Que estás en la tierra, en la colección Collioure dirigida por José María Castellet.

En 1965 gana el Premio Guipúzcoa por Ni tiro ni veneno ni navaja. En 1968, publica su obra más lograda: Poeta de guardia y Cangura para todo, primer libro de cuentos para niños, mención en el Premio Internacional Hans Christian Andersen. Y al año siguiente recibe un Accésit del Premio Vizcaya por Cómo atar los bigotes al tigre.

Su libro de versos Don Pato y Don Pito es recomendado para lectura en las escuelas por el Ministerio de Educación y Ciencia. En 1972, es becada por la Fundación March y así puede trabajar con libertad. Publica montones de obras para niños y libros de poemas como Cuando amas aprendes Geografía (1973) y Sola en la sala (1973).

En los años setenta trabaja en Televisión Española en Un globo, dos globos, tres globos y en La cometa blanca a partir de 1982. En septiembre de 1998 se le diagnostica un cáncer de pulmón que acabará con su vida en la madrugada del 27 de noviembre. Murió estando sola en su casa. En su testamento dejó su fortuna (100 millones de pesetas) al orfanato conocido como Ciudad de los muchachos del padre Jesús Silva.

© Fundación Gloria Fuertes

AUTOBIOGRAFÍA

Gloria Fuertes nació en Madrid

a los dos días de edad,

pues fue muy laborioso el parto de mi madre

que si se descuida muere por vivirme.

A los tres años ya sabía leer

y a los seis ya sabía mis labores.

Yo era buena y delgada,

alta y algo enferma.

A los nueve años me pilló un carro

y a los catorce me pilló la guerra;

A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.

Aprendí a regatear en las tiendas

y a ir a los pueblos por zanahorias.

Por entonces empecé con los amores,

-no digo nombres-,

gracias a eso, pude sobrellevar

mi juventud de barrio.

Quise ir a la guerra, para pararla,

pero me detuvieron a mitad del camino.

Luego me salió una oficina,

donde trabajo como si fuera tonta,

-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.

Escribo por las noches

y voy al campo mucho.

Todos los míos han muerto hace años

y estoy más sola que yo misma.

He publicado versos en todos los calendarios,

escribo en un periódico de niños,

y quiero comprarme a plazos una flor natural

como las que le dan a Pemán algunas veces.

Web de la fundación

http://www.gloriafuertes.org/

Biografía completa

https://es.wikipedia.org/wiki/Gloria_Fuertes

Fuentes:

20minutos.es y elperiodico.com

http://escritoras.com/escritoras/Gloria-Fuertes

http://www.traveler.es/viajes-urbanos/articulos/lavapies-gloria-fuertes/10979

http://culturainquieta.com/es/inspiring/item/10222-10-poemas-de-gloria-fuertes-la-poeta-de-corazon-inmenso.html

Montse M.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 31, 2017 en ESPECIALES

 

Etiquetas: ,