RSS

Archivo de la etiqueta: YIHAIDISMO

CONTROL MENTAL


SEGUNDA PARTE

Leon Festinger planteó la disonancia cognitiva como el conflicto que se plantea en el sujeto cuando uno de los componentes del control mental es alterado por la oposición a los otros dos.

Dado que la identidad estaría conformada por los componentes comportamiento, pensamiento y emoción, el sujeto sólo puede tolerar cierta discrepancia entre los mismos y por lo que para restablecer el “equilibrio”, si uno de los componentes se modifica, los dos restantes también lo harán.

Esta coherencia interna y que supone mantener un orden y sentido en la vida, actuando de acuerdo a la propia imagen y valores, es lo que las sectas utilizan para sus fines. Crean deliberadamente la disonancia entre sus adeptos y las utilizan para controlarlos.

Las personas no toleran la incoherencia, y cuando esta ocurre (por ejemplo, un individuo cree algo, pero actúa contrariamente a esa creencia), el individuo se halla motivado para reducir el conflicto, denominado disonancia.

El elemento cognitivo es una creencia, conocimiento u opinión que el individuo tiene de sí mismo o del medio externo. Ocurre generalmente en situaciones que implican un proceso de decisión en una persona.

Para Steve Hassan el control mental puede entenderse como un sistema de influencias que desbarata la identidad del individuo (creencias, comportamiento, forma de pensar y emociones) para reemplazarla por una nueva.

Para conseguirlo, se deben tener en cuenta cuatro componentes: el control del comportamiento, el control del pensamiento, el control de las emociones y el control de la información. En ese sentido, Hassan afirma que el control de estos componentes constituye una red totalística que puede manipular incluso a personas de gran fortaleza mental.

Así por ejemplo, el control del comportamiento supondría la regulación de la realidad física del individuo: el control de su entorno, su trabajo, rituales y cualquier actividad que realice. Dicho control, se realizaría mediante la exigencia de que cada individuo actué como grupo, con la finalidad de desalentar el individualismo. Cada grupo tendría su propia manera de comportarse, como un ritual, fortaleciendo su cohesión a través del sentimiento proporcionado de sentirse especiales.

El control del pensamiento seria un adoctrinamiento más profundo y que puede incluso incorporar un sistema de lenguaje propio y técnicas de interrupción del pensamiento para mantener la mente “centrada”.

Hassan, como ex miembro de una secta, plantea que en las sectas totalísticas, la ideología se interioriza como la “verdad” y por lo tanto, como el único marco de referencia. No sólo se filtra la información que se recibe sino también la regulación de cómo debe procesarse la misma. No existe la relatividad, es blanco o negro, nosotros contra ellos.

En ese sentido, el adepto no piensa por sí mismo, ya lo hace la secta. Para reforzar esta máxima, se entrena a los miembros a bloquear cualquier información que sea crítica con el grupo y que incluiría líneas de defensa como la negación, la racionalización, la justificación y el deseo intelectual siguiendo la narrativa de la secta para que la información externa no se interprete correctamente.

Dicha narrativa podria centrarse en que los medios de comunicación mienten para no reconocer cómo se está intentando diezmar a la población musulmana y por lo tanto, deslegitimar a la fuente para que la información no pueda considerarse legítima o cercana a la verdad.

Hassan menciona otro método necesario para el control de este componente y que cubriría situaciones de duda, incertidumbre o ansiedad: los rituales de interrupción del pensamiento. Un ejemplo de estos rituales, podria ser, el centrarse en la oración. Por medio de la continuada repetición, pueden convertirse en algo mecánico y que se activaría de manera automática ante la mínima duda. La interrupción del pensamiento en la manera directa de bloquear la capacidad de juzgar del individuo.

El objetivo del control emocional sería el de manipular y reducir los sentimientos del individuo, teniendo como herramientas fundamentales al miedo y la culpa.

A través de diferentes dimensiones de la culpa, se conseguiría la conformidad y la sumisión. La culpa histórica (por ejemplo, la pérdida del Al-Andalus), la culpa de identidad (¿cuál es tu papel como musulmán ante la situación que se está viviendo?), la culpa por acciones del pasado ( utilizarían la información personal proporcionada por el adepto) y la culpa social (por ejemplo, “están masacrando al pueblo musulmán”).

El miedo se utilizaría para aprisionar a los miembros del grupo de dos maneras: creando un enemigo externo que nos hará daño y el terror a ser descubiertos y castigados por los líderes.

La redefinición de los sentimientos también formaría parte del control de las emociones, por lo que la felicidad puede llegar a entenderse de diferentes maneras, por ejemplo, como el sacrificio de la propia vida para logar un fin más elevado y del que la recompensa será el edén y sus vírgenes.

Se les enseña a experimentar sentimientos por el grupo y no respecto de la propia persona o sus necesidades. Se ejerce un control total sobre las relaciones interpersonales, de manera que se les “recomienda” evitar relacionarse con personas ajenas a su ideología y por lo tanto, de la posibilidad de percibir otras realidades.

No menos importante, es el control de la información. Aunque ahora parece que la captación ya no es tanto on-line y para evitar controles, el control ha cambiado de patrón, siendo off-line.

La información es necesaria para poder percibir de la manera más objetiva posible, nuestra realidad. En ese sentido, quienes permanecen en sectas destructivas, no sólo no disponen del acceso a una información crítica sino que además, se les ha despojado de la posibilidad del mecanismo interno necesario para procesarla.  A medida que se profundiza en este tipo de organizaciones, y por lo tanto, se realizan actos violentos, el retorno ya se hace del todo imposible. El miedo juega su papel y el miembro ya no puede dar marcha atrás, sería una incongruencia (disonancia cognitiva).

Este control de la información se extiende a las relaciones interpersonales, dado que se les exige evitar todo contacto con quienes se muestran críticos, aunque en realidad se trata de evitar que les puedan facilitar información que pueda poner en peligro el proceso de control mental.

MODELO DE CAMBIO DE TRES PASOS DE KURT LEWIN

Teniendo en cuenta los componentes comentados y necesarios para el control mental, Hassan adapta el modelo de cambio de tres pasos de Kurt Lewin, por el que desarrolla un proceso de cambio que se realiza en tres fases: descongelación, Avance y recongelación.

Su teoría hace un paralelismo entre el proceso de cambio y  el hecho de descongelar un bloque de hielo, de una forma determinada, para volver a congelarlo en otra forma distinta. Para la descongelación, primero se debe derretir el hielo, luego transvasar el hielo convertido en agua a otro recipiente (avance) y finalmente congelar el agua con la nueva forma (recongelar).

Hassan aplica este modelo al procedimiento seguido en las sectas y redefiniendo los pasos: descongelación, cambio y congelación.

Descongelación. Consiste en la destrucción de las defensas del individuo. Durante esta fase se trataría de perturbar la realidad de la persona, desorientándolo. Se produciría una sobrecarga sensorial, es decir, un bombardeo con datos de fuerte carga emocional a un ritmo superior al que la persona puede asimilar, creándole confusión.

Asimismo, se darían técnicas de doble vínculo y que consisten en crear una falsa sensación de que el individuo puede elegir, por ejemplo “si usted admite que hay cosas en su vida que no funcionan, entonces, si no participa en el seminario, le está dando a esas cosas el poder para que controlen su vida“.

A medida que el sujeto se debilita, se utiliza la información personal que el mismo les ha facilitado para reforzar la idea de que tienen graves defectos y que necesitan “cambiar”. Una vez la persona se hunde, aceptando la necesidad de cambio, se daría la segunda fase.

Cambio. Supone el proceso de adoctrinamiento y que implica la imposición de nuevos comportamientos, pensamientos y emociones para llenar el vacío de la personalidad anterior.

El adoctrinamiento se realizaría formal (seminarios y rituales) e informalmente (en compañía de otros miembros con lecturas, audiciones de grabaciones y videos). Se darían tres cadencias hipnóticas adormecedoras: la repetición, la monotonía y el ritmo.

A pesar de adoctrinar con diferentes formatos, el mensaje siempre es el mismo. El comportamiento, al principio se moldea de manera sutil pero después con más determinación y teniendo en cuenta la evolución del individuo.

Una poderosa manera de acabar de persuadir sobre la “nueva realidad”, seria a través de otros miembros de la secta. En ese sentido, hablar con otra persona adoctrinada puede suponer toda una experiencia para el individuo y que podría explicar los diferentes viajes realizados a otros lugares. Esto consolidaría la nueva personalidad del individuo por la percepción de que realmente existe una causa justa de rebelión y de que no estaría sólo.

La psicología de grupo desempeña un papel fundamental en el proceso de cambio, por lo que se organiza, de  manera consciente, a los individuos en pequeños grupos o células.

Las numerosas sesiones en grupo son muy eficaces para inculcar la adhesión, dado que el grupo refuerza los comportamientos por el reconocimiento y el refuerzo positivo, como también el castigo por las ideas y comportamientos ajenos a la ideología. En ese sentido, se aprovecha la capacidad de adaptación del ser humano, controlando su entorno y modificando su comportamiento para que este orientado a los nuevos parámetros de lo que está bien y mal, y por lo tanto, preparado para la siguiente fase.

Congelación. Consiste en el proceso de formación y reforzamiento de la nueva identidad.

En esta fase, se proporciona el nuevo propósito en la vida y las nuevas actividades que consolidarán la nueva personalidad. Los intereses particulares, las aficiones, los amigos y la familia deben ser abandonados.

Durante esta fase, los nuevos miembros interaccionan con los antiguos, que se encargan de enseñarle los entresijos. Se cumplen dos propósitos con ésta interacción: mantener al “antiguo” miembro en la buena senda y estimular las ansias del “nuevo” miembro de convertirse en un modelo respetado. El grupo se convierte en la “verdadera” familia.

En esta fase, se suele asignar al nuevo miembro tareas de proselitismo, dado que como indican muchas investigaciones de Psicología Social, nada consolida más nuevas creencias que intentar convencer a otros de que las acepten. La búsqueda de nuevos adeptos cristaliza la identidad construida por la secta en un plazo muy breve, convirtiendo a la víctima en victimario.

Los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, nos llevan a intentar comprender cómo es posible que un ser humano hace lo que hace, teniendo en cuenta su origen social o familiar y sus circunstancia particulares, algo que no implica trasladar la responsabilidad de sus actos, sino más bien el intento de prevenirlos, entendiendo aquellos procesos que facilitan la radicalización y que se han intentado exponer en este blog, desde la perspectiva de las sectas.

No podemos suponer que la influencia del imán radicalizador era infalible, dado que otros jóvenes de orígenes sociales parecidos no cayeron bajo su influencia, es decir, que por lo que sabemos, los que no se convierten en terroristas son una inmensa mayoría y por lo que es fundamental evitar la tendencia a criminalizar por el mero hecho de tener un origen social determinado.

No podemos caer en el famoso efecto halo, por el que damos por hecho que la maldad se representa por la fealdad y la pobreza. Son muchos los factores que debemos tener en cuenta, intentando evitar, lo máximo posible, ser influenciados por los prejuicios.

Para finalizar, os adjunto un link en el que se entrevista a Steve Hassan sobre las técnicas que utiliza ISIS para reclutar adolescentes:

https://www.vice.com/es_co/article/mvxawp/isis-mind-control-young-british-muslims-857

 

LOLI J.

BIBLIOGRAFIA

BROWN, J. A. C. “Técnicas de persuasión”, Alianza Editorial, MADRID. 1991.

Burke, W. El Desarrollo Organizacional como proceso de cambio. Extraído de:  http://ww2.educarchile.cl/UserFiles/P0001%5CFile%5CP0001_File_DO%20Como%20proceso%20de%20cambio.pdf

FESTINGER, L. “Informal social communication”, Psychological Review, Ed., Keith Rayner, Published Quarterly, beginning in January, 1950.

Páginas web visitadas:

http://www.secuestro-emocional.org/main/Lavado-de-Cerebro.htm

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/terrorismo+internacional/ari50-2014-reinares-garciacalvo-siria-irak-movilizacion-terrorista-en-espana

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-19/atentado-barcelona-cambrils-celula-catalana-bataclan_1430991.html

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-20/atentados-barcelona-cambrils-yihadismo-homegrown-espana_1431161.html

http://www.lavanguardia.com/politica/20170820/43684957407/perfil-yihadista-terrorismo.html

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-20/atentado-barcelona-cambrils-quien-es-quien-celula_1431197.html

http://libroweb.wordpress.com/2007/10/18/como-combatir-las-tecnicas-de-control-mental-de-las-sectas-steve-hassan.html.

http://www.eleconomista.es/politica-eleconomista/noticias/8561116/08/17/La-pandilla-de-amigos-de-Ripoll-que-se-convirtio-en-celula-terrorista-de-modo-inexplicable.html

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 19, 2017 en PSICOLOGÍA Y COMPORTAMIENTO HUMANO

 

Etiquetas: ,

CONTROL MENTAL


PRIMERA PARTE

Hablar del 17 y 18 de agosto nos lleva directamente a las estremecedoras imágenes de dos localidades mancilladas por la sin razón y el radicalismo. De alguna manera nuestra indignación y horror es mayor por la cercanía de dichas muertes y quizás por la posibilidad de que nos podría  haber pasado a nosotros o algunos de los “nuestros”.

Resulta terrible pensar que nuestro sentido del respeto por la vida solo se hace consciente por la cercanía y no por el mero hecho de que no se debería permitir la masacre de ningún ser humano, como el sucedido el pasado mes de abril cerca de Alepo y en el que murieron 126 personas, entre ellas 68 niños.

Ramblas de Barcelona

Siria

Quizás el “ojos que no ven corazón que no siente” podría explicar el porqué de todo esto, pero la realidad es que los atentados yihadistas en suelo europeo empiezan también a ser rutina, como ya ocurre en Iraq o Siria. Esto no significa que no nos indignemos o no lloremos  a nuestros muertos, pero nos estamos acostumbrando.

De hecho, investigadores del Real Instituto Elcano como Fernando Reinares y Carola García-Calvo, en un artículo publicado en octubre de 2014, hablan de la reactivación de redes latentes y de la eclosión de un yihadismo homegrown o endógeno en nuestro país.

Literalmente su artículo concluía La movilización yihadista relacionada con Siria e Irak, como sugiere el estudio de las operaciones policiales llevadas a cabo en España desde 2013, aunque sin alcanzar los niveles registrados en otros países europeos, afecta principalmente a musulmanes de segunda generación nacidos y residentes en Ceuta y Melilla. Implementar cualquier plan dedicado a prevenir procesos de radicalización y reclutamiento, algo apremiante, debe focalizarse en los segmentos de la estructura social más vulnerables y dónde tienden geográficamente a concentrarse. Como vemos, estamos asistiendo no ya a la españolización del yihadismo dentro de nuestras propias fronteras sino a la eclosión del mismo como fenómeno endógeno o homegrown.”

El yihadismo homegrown implica que no es necesario emigrar para convertirse en “muyahid”[i] y lo hemos podido ver en el caso de la célula terrorista catalana, en la que algunos de sus miembros habían estudiado y convivido en Ripoll antes de convertirse en terroristas.

En ese sentido, el pasado 7 de agosto y antes de producirse los dos atentados, el Programa sobre Terrorismo Global del Real Instituto Elcano, publicaba que el contacto con un agente de radicalización y la existencia de relaciones afectivas de distinto tipo entre los miembros de las células, grupo o redes yihadistas, eran cruciales para entender porque jóvenes musulmanes acaban siendo terroristas mientras que otros, en condiciones similares, nunca llegan a serlo.

En el caso que nos ocupa, los expertos en la lucha antiterrorista parecen estar convencidos de que la célula integrada en su mayoría por jóvenes entre 17 y 24 años, tuvo que contar con la asistencia de un ideólogo que los acompañó en su proceso de radicalización así como del operativo que dio lugar a los atentados, dado que estos no tenían experiencia terrorista previa. En cuanto a las relaciones afectivas, sabemos que habían diferentes parejas de hermanos y que el grupo, como relata algún conocido, se aisló del resto, a pesar de que anteriormente interaccionaban con los demás, incluso practicando deportes como el fútbol.

Pero ¿cómo es posible que jóvenes aparentemente integrados puedan dar un giro tan inesperado de conducta? Personas cercanas y conocidos de Ripoll, se han mostrado consternados por la autoría de los atentados. Llegué incluso a leer en algún artículo y en el que se entrevistaban a diferentes personas que conocían a algunos de los terroristas, como sólo podían entender su cambio de actitud por el hecho de que alguien “les había lavado el cerebro”.

El hecho de que los miembros de la célula se alejaran de sus hábitos y conocidos, y empezaran a relacionarse solo entre ellos, parece dar a los investigadores una idea de cómo se ha producido el proceso de radicalización. En ese sentido, se habla de la manipulación psicológica propia de las sectas y en el que el imán pudo reclutar sobre todo a los más jóvenes, por ser más influenciables y vulnerables.

Para Lourdes Vidal, directora del departamento de Món Árab i Mediterrani del Institut Europeu de la Mediterrània (IEMed), La técnica de captación cada vez se parece más a la de una secta, de forma muy disimulada, para no llamar la atención.

Alberto Bueno, investigador de la Universidad de Granada, señaló en el mismo artículo de Lavanguardia, que se trataba de la segunda generación de una familia inmigrante en la mayoría de los casos: Creo que se trata de un tema de identidad. A estas edades buscan una identidad social y puede ser que aunque familiarmente estén vinculados a un país, en su entorno social no se sientan identificados así. Esto los sitúa en un ‘limbo’. La ausencia de identidad los hace más manipulables”.

Sobre esa situación de vulnerabilidad, Lourdes Vidal añadía que en este caso es mayor dado que su integración en la comunidad no era plena: Buscaban (los reclutadores) una franja de edad donde pueden incidir en elementos identitarios. Todos los jóvenes son vulnerables a esta edad, pero ellos aún más […] Podían tener una integración correcta, pero por muy integrados que estuviesen, no dejaban de ser inmigrantes magrebíes, con limitaciones en los ascensos sociales”. Algo que justifica por el hecho de que se relacionaban en un grupo “sin gente de fuera”.

¿Inmigrantes o ciudadanos?

Todo esto me lleva a preguntar, más allá de la sin razón de los actos terroristas, qué es lo que lleva a un joven a radicalizarse y por ende a acabar teniendo dos personalidades distintas.

Personalmente, la idea de la fórmula sectaria como instrumento para la manipulación psicología no me parece descabellada, teniendo en cuenta que alguien tan joven pueda llegar a inmolarse, situando su propia vida y la de otros como medio para una ideología destructiva.

En ese sentido, me parece interesante profundizar sobre conceptos como el lavado de cerebro y control mental o adoctrinamiento, a través de la experiencia de Steve Hassan, exmiembro de la secta Moon y que escribió el libro Como combatir las técnicas de control mental, del que mencionaré los tres pasos para conseguir el control mental de la mente.

EL LAVADO DE CEREBRO

El lavado de cerebro o brainwashing, fue un término acuñado en 1951 por Edwar Hunter y como traducción del término chino hsi nao (cerebro lavado), dado que fue una técnica utilizada por los chinos comunistas durante la década de 1950, cuyo objetivo fue causar profundos daños psicológicos a los ciudadanos o prisioneros de guerra para que estos fueran más dóciles y no se resistieran en prisión, de manera que se podía controlar a más prisioneros con menos soldados.

Esta técnica es coercitiva y supone la destrucción de la integridad psicológica del individuo en cuanto a su manera de procesar la información, las memorias establecidas en su mente y su moral. Para ello, mantenían a la persona en unas condiciones infrahumanas, imposibilitando que pudiera dormir y con un acoso psicológico constante en el que se le imponía la culpabilidad y se le llevaba a sesiones de presión social. Se controlaba la información que este recibía así como el ambiente en el que estaba.

El sujeto sabía que era el prisionero, lo que suponía que no tenía ninguna alternativa, dado que las torturas y malos tratos se utilizaban normalmente, produciéndose el fenómeno que ya comentamos en otro post de la indefensión aprendida.

A pesar de todo ello, el lavado de cerebro no implica que las nuevas creencias se interioricen en el individuo adecuadamente, dado su rol de “víctima”, y por lo que al poder escapar del campo de influencia y por lo tanto, del miedo, es posible retornar a la verdadera personalidad.

En ese sentido, el lavado de cerebro no podria explicar el proceso de radicalización en el entorno europeo, dado que ello supondría el aislamiento absoluto tanto del entorno como de los conocidos y familiares.

Sin embargo, el control mental o reforma del pensamiento si podría hacerlo, dado que es más sutil. Quién lo ejerce no es ajeno al sujeto, puede ser un amigo o compañero y por lo tanto evitaría que este esté a la defensiva.

CONTROL MENTAL

Según Steve Hassan, de manera inconsciente, el sujeto colabora con sus controladores y les suministra información personal, sin saber que luego la usaran en su contra.

Se combinan los procedimientos hipnóticos con los de la dinámica de grupos para conseguir un sólido adiestramiento.

El objetivo central del hipnotismo es el trance y en el que el sujeto está menos capacitado para evaluar y cuestionarse la información recibida. En las sectas destructivas, se induce el trance a través de largas sesiones de adoctrinamiento, donde las repeticiones y el forzar la atención son buenos medios para ello. En ese estado, es bastante más fácil implantar creencias irracionales dado que la actitud del sujeto está en un estado neutro.

Por otro lado, diferentes experimentos de psicología social, algunos ya detallados en anteriores publicaciones, nos han mostrado el enorme poder de los procesos de influencia a través de las técnicas de modificación del comportamiento, la conformidad generalizada y la obediencia a la autoridad.

Es a través del grupo de pertenencia, donde se condiciona nuestra manera de actuar, dado que la manera en la que el grupo ha sido culturalmente condicionado, nos condiciona a nosotros como miembros del mismo y es aquí donde radica la fuerza de las células o sectas, la presión grupal.

El grupo refuerza la influencia de la conformidad, como puso de manifiesto un experimento de Salomón Asch y que demostró cómo ante una situación social en la que personas en las que uno confía daban una respuesta incorrecta a una pregunta, hacía dudar al sujeto de su propia percepción y por lo tanto de su respuesta.

Del experimento de Milgram, del que ya hablamos, pudimos concluir que la esencia de la obediencia consiste en el hecho de verse a uno mismo como instrumento y no como responsable de los propios actos.

Pero, ¿cómo es posible inducir el control mental?

Para poder responder a esa pregunta, se hace necesario hablar de la teoría de la disonancia cognitiva de Leon Festinger (1957).

CONTINUARÁ LA PRÓXIMA SEMANA

LOLI J.

BIBLIOGRAFIA

BROWN, J. A. C. “Técnicas de persuasión”, Alianza Editorial, MADRID. 1991.

Burke, W. El Desarrollo Organizacional como proceso de cambio. Extraído de:  http://ww2.educarchile.cl/UserFiles/P0001%5CFile%5CP0001_File_DO%20Como%20proceso%20de%20cambio.pdf

FESTINGER, L. “Informal social communication”, Psychological Review, Ed., Keith Rayner, Published Quarterly, beginning in January, 1950.

Páginas web visitadas:

http://www.secuestro-emocional.org/main/Lavado-de-Cerebro.htm

http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/terrorismo+internacional/ari50-2014-reinares-garciacalvo-siria-irak-movilizacion-terrorista-en-espana

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-19/atentado-barcelona-cambrils-celula-catalana-bataclan_1430991.html

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-20/atentados-barcelona-cambrils-yihadismo-homegrown-espana_1431161.html

http://www.lavanguardia.com/politica/20170820/43684957407/perfil-yihadista-terrorismo.html

http://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2017-08-20/atentado-barcelona-cambrils-quien-es-quien-celula_1431197.html

http://libroweb.wordpress.com/2007/10/18/como-combatir-las-tecnicas-de-control-mental-de-las-sectas-steve-hassan.html.

http://www.eleconomista.es/politica-eleconomista/noticias/8561116/08/17/La-pandilla-de-amigos-de-Ripoll-que-se-convirtio-en-celula-terrorista-de-modo-inexplicable.html

[i] Combatiente de la Yihad

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 12, 2017 en PSICOLOGÍA Y COMPORTAMIENTO HUMANO

 

Etiquetas: ,